¿Cómo se convive con el TDAH?

En la actualidad existen diferentes trastornos que condicionan el modo de vida de las personas que lo sufren. Las personas con algún tipo de discapacidad suelen tener dificultades para afrontar el día a día pero eso lejos de vencerlas las hace más fuertes, muchas veces son este tipo de personas las que tienen una mayor capacidad de resiliencia y las que tienen más ganas de vivir y de luchar por tener una buena calidad de vida. Dentro de las discapacidades que podemos   las personas podemos encontrar cuatro tipos: intelectual, física, sensorial y orgánica.

En esta entrada nos centraremos en un trastorno que este muy de moda y que se encuentra Niño Hiperactivo o con Déficit de Atencióndentro de las causas de discapacidad intelectual, el Trastorno de Déficit de Atención y Hiperactividad. Para favorecer el desarrollo integral, el bienestar y la felicidad de las personas con discapacidad se puede actuar, entre otras, desde tres vertientes: desde las escuelas y centros de ocio infantil y juvenil, desde las familias apoyadas por profesionales y desde las propias personas apoyadas por profesionales. Des de las escuelas se pueden realizar varias acciones como: dar soporte al desarrollo de la autonomía y la socialización de los niños y niñas, conocer el nivel del cual se parte con cada niño o niña, dirigirse al niño/niña con un lenguaje claro, sencillo y concreto, secuenciar las actividades, explicando de antemano cualquier cambio que se haga, ofrecerle el tiempo necesario para responder, potenciar los juegos en grupo y la realización de actividades en pequeños grupos, etc. En el trabajo centrado en las familias se deben fomentar las buenas capacidades de relación y sus competencias y realizar prácticas personalizadas, flexibles, y sensibles a las preocupaciones de los padres y otros familiares directos. En relación con la Planificación centrada en la Persona es importante establecer unos objetivos claros para cada persona y en las sesiones grupales de seguimiento observar lo que se va descubriendo sobre las propias capacidades y competencias, lo que se aprende, así como adoptar pequeños compromisos que ayuden a cumplir los objetivos establecidos.

El TDAH es un desorden que se caracteriza por tres factores: distracción, hiperactividad e impulsividad. Algunos de los síntomas de este desorden son: la frecuente falla en el mantenimiento de la atención o la comisión de errores por descuido en el trabajo escolar, el tener dificultad para mantener la atención en tareas y juegos por debajo de su nivel evolutivo, dificultad para la organización de sus tareas, dificultad para escuchar y atender lo que se le dice por un tiempo sostenido, constante perdida de los instrumentos necesarios para realizar actividades escolares o de otro tipo, levantarse frecuentemente del asiento en clase o en otras situaciones cuando se espera que permanezca sentado, parecer que a menudo “va como una moto”, contestar, con frecuencia precipitadamente antes de que la pregunta se haya concluido o interrumpir constantemente a los demás, entre otros. Si bien es cierto, estos síntomas por separado no indican que la persona parezca este trastorno pero si se observa que coinciden más de seis y se dan repetidamente, entonces en esta situación si debemos estar alerta y pedir un diagnóstico.

Más allá de su diagnóstico, el Trastorno por Déficit de atención e hiperactividad condiciona la vida de las personas que lo sufren y la de sus familiares más cercanos, y a su vez la existencia de personas con este trastorno obliga a la sociedad a adaptar su sistema educativo para que estas puedan tener cabida dentro de él y sus necesidades sean debidamente atendidas. Por este motivo yo me pregunto: ¿Cómo sienten los niños/niñas y adolescentes que sufren este trastorno? ¿Cómo es para los padres convivir dia a dia con un miembro de la familia con este trastorno? ¿Ésta la sociedad preparada para integrar a las personas que lo sufren dentro de la misma? ¿Disponen nuestras escuelas de los recursos necesarios para atender debidamente a los alumnos y alumnas que sufren este trastorno? Es muy posible que estos niños/niñas se sientan confusos porque no entienden que es lo que les pasa, que no quieran ser un problema y se esfuercen por mejorar pero no sepan cómo llegar a su meta, que se frustren porque por mucho que se esfuercen no puedan superar su situación, que lloren porque quieren cambiar, que requieran realizar esfuerzos titánicos para resolver tareas que para otros son sencillas y solo quieren un poco de comprensión, de apoyo y que se crea en ellos para que todo salga bien. En mi opinión, los padres se enfrentan diariamente a una situación que puede desgastarlos tanto física, mental cómo emocionalmente, se enfrentan a las consecuencias de un trastorno que no acaban de entender y ante el cuál no saben qué medidas adoptar.  En cuanto al hecho de que la sociedad esté preparada para integrar a este tipo de personas creo que aún largo camino que recorrer ya que para ello hay que comprender lo que es vivir con este trastorno. Concreta-mente en el campo educativo, aunque de unos años hacia acá se han utilizado recursos para proporcionar una mejor atención a la diversidad en las aulas con los recortes, se ha ido prescindiendo de ellos en deterioro de esta atención.

Cómo se siente un niño con TDAH

Finalmente adjuntamos la URL de la página web de la Fundación CADAH (Fundación Cantabria Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad) donde podéis encontrar información y recursos relacionados con este trastorno.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>