¡Un tiburón salva la vida a un hombre en medio del océano!

Toakai Teitoi, un hombre de 41 años que vive en el archipiélago de Kiribati, situado en el Pacífico, sobrevive durante 106 días perdido en el océano.

El 7 de enero de 2019, Teitoi se adentró con su barca junto con su hermano mayor Falaile, de 52 años, en el Océano Pacífico, con tal de pasar un buen rato pescando y con la intención de volver cuanto antes a puerto.

Mientras navegaban decidieron descansar. Su sorpresa fue cuando despertaron y vieron que se encontraban en medio del mar, perdidos, sin rumbo, con escasa agua y comida.

Al poco tiempo Falaile murió deshidratado y Teitoi decidió permanecer junto a su cuerpo sin vida durante toda la noche, arrojándolo al mar al día siguiente, con mucho dolor y pena. Durante toda la noche Teitoi estuvo rezando para salir de esa terrible pesadilla en la que se encontraba, maldiciendo el momento en que decidieron ir a pescar el día anterior.

Los días pasaban y se alimentaba de peces, bebía agua que almacenaba en barriles cuando llovía y se protegía del sol bajo una parte del bote. Temía continuamente por su vida, se encontraba débil y sin fuerzas para seguir aguantando, así que decidió tumbarse y descansar. De repente, unos golpes muy fuertes y continuos en el bote lo despertaron y al asomarse para ver qué ocurría vio un gran tiburón. En el momento se asustó pero poco después consideró que era su salvación, que ese animal peligroso y seguramente hambriento le estaba avisando de que cerca se encontraba el final de esta terrible historia.

Y así fue como Teitoi alzó la vista y vio que a lo lejos se encontraba una gran embarcación pesquera que le habían visto y se acercaban hacia su barca, con tal de salvarle la vida. Los pescadores iniciaron el rescate y le proporcionaron comida y bebida. A los pocos días llegaron a tierra firme y lo primero que dijo fue que “nunca volvería a montar en barco“.

Al tiempo, cuando la vida de Teitoi había vuelto a la normalidad, aunque con la pena de la pérdida de su hermano, éste relató su historia a la agencia de noticias France Presse, siendo muy conmovedora para todo su público.

El propio protagonista explicó que quién realmente salvó su vida fue el tiburón, que si no hubiera sido por su aviso no se hubiera despertado y jamás nadie le hubiera encontrado.

Ante esto, resulta increíble pensar como un animal carnívoro, de grandes dimensiones y poco doméstico podría tener la capacidad de actuar humildemente, tal y como lo explica Teitoi. Una vez más pues, podemos reconocer que los animales son los mejores amigos del hombre.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *