¿El zumo de limón te hace invisible?

McArthur Wheeler era un hombre buscado por la policía tras varios robos a mano armada en EE.UU. En uno de ellos, Wheeler decidió echarse zumo de limón por el rostro, creyendo que así las cámaras de seguridad del local no lo reconocerían. Así pues, el individuo decidido entró a plena luz del día en un banco de Pittbusrg.

Wheeler se armó de valor y realizó su último gran golpe a plena luz del día y a cara descubierta – salvo por el zumo que se arrojó momentos antes – en un banco de Pittsburg con la intención de atracar y robar el dinero mientras nadie reconocía su rostro impregnado de jugo de limón.

Evidentemente, las cámaras de seguridad grabaron todo lo ocurrido y Wheeler fue detenido momentos después. Éste, muy sorprendido, preguntó a la policía como habían sido capaces de dar con él si su cara era totalmente irreconocible gracias a su truco con el limón.

Tal y como explicaba él mismo, probó su invento casero antes de iniciar el robo y asegura que salió como esperaba: cogió un limón, lo abrió por la mitad, lo exprimió en su propio rostro e instantaniamente se fotografió para verificar que no se reconocía a sí mismo.

La respuesta a tal pregunta absurda es que, Wheeler en el momento de la fotografía tenía tal escozor e inflamación en los ojos a causa del zumo de limón que desvió el objetivo de la cámara, por lo que obviamente su imagen no era la que aparecía en la fotografía y por esa razón no se autoreconocía.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *