Sobre la crisis de los refugiados y la solidaridad europea

Anda la Merkel muy preocupada por los lotes (sí, “lotes”) de refugiados que le tocan a cada país de la UE, afirmando que la falta de compromiso de algunos estados puede poder en peligro el actual Tratado Schengen.

No se equivoquen. De lo que habla la canciller no es de la falta de solidaridad de algunos estados para dar acogida a miles de refugiados que huyen de guerra (¡menuda es ella para dar lecciones de solidaridad a estas alturas!). No, ella está hablando de lo que le importa, es decir, de mantener el status quo de la UE, ese en el que los países de la periferia europea exportan a sus jóvenes preparados a Alemania y a otros países, además de sufrir una agónica recuperación de la crisis.

Si no hay reparto equitativo de refugiados, nos veremos obligados a revisar Schengen.

Merkel califica el éxodo de refugiados que huyen de Siria de “catástrofe natural”. Qué cinismo. Su máxima preocupación es repartir los refugiados entre países porque sabe muy bien que muchos de los que eligen Europa, elegirán Alemania. Al fin y al cabo, no es difícil imaginar que no se quedarán en Hungría o Italia sino que seguirán para arriba en busca de oportunidades.

Foto: @aboyosha3homs

Foto: @aboyosha3homs

No estoy cegada por las crueles imágenes que este éxodo ha distribuido por la Red y otros medios. Tampoco voy a caer en la inocencia de sólo señalar el problema y un culpable. Sin embargo, también sé que la solución no es repartirse refugiados sino que se debería haber atacado el problema de raíz, el motivo de su huida: esa guerra que unos tarados han emprendido contra todo aquél que no piense como ellos.

Al no haberlo hecho, es decir, al haberse asomado sólo por la ventana que nos ofrece el reporterismo de guerra para ver las desgarradoras fotos, se provoca la desgracia humana y soluciones propias de otros siglos como levantar muros, tal como estamos viendo.

Sin embargo, la situación es la que es: los refugiados ya han partido, ya no hay vuelta atrás posible. Por lo tanto, la solución en estos momentos no puede ser otra que la acogida.

Es vergonzoso que la UE no ofrezca prácticamente ningún apoyo (financiero) a Hungría.

János Lázár, el ministro de gobernación húngaro, anda con un buen cabreo porque los han abandonado a su suerte con los refugiados. ¿Qué esperabas, János? ¿Una rápida reacción de Europa, solidaridad y comprensión? No, amigo. En la UE tienes que estar en disposición de exigir soluciones, no de demandarlas. En este último caso, debes esperar a que haya acuerdo sobre solidaridades (¿no observáis cierta contrariedad?), es decir, acuerdo de reparto en el número de refugiados a acoger.

Mientras, las imágenes de la desgracia que provocan un nudo en la garganta se suceden. Ahí andaba Abdul con su hija agarrada al cuello mientras trataba de vender unos bolígrafos para poder comer. Sin saberlo, su fotografía se hizo viral y consiguió 70.000 dólares gracias a una rápida solidaridad (¡esta vez sí!) y, a veces, certera: la de Internet.

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sobre la crisis de los refugiados y la solidaridad europea

  1. Steph dijo:

    Text for reading comp los refugiados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *