Feminismo, machismo y derivados

Hace unos días me acerqué al centro de mi ciudad para disfrutar de la manifestación concertada para el día de la mujer, o eso pensaba yo. Si, lo estoy diciendo así de claro porque lo que yo pude apreciar en ese acto no fue una declaración de derechos ni una búsqueda de igualdad en ningún sentido. Lo que mis viejos ojos de tunante pudieron observar fue una exclamación manipulativa de medios y de personas, lo de siempre. Allí se congregaron una multitud de individuos, que no ofrecían a la vista ningún tipo de unidad, hombres y mujeres en un mismo sitio para exigir una serie de condiciones ambiguas y malinterpretadas por la mayoría. Me encontraba yo entre el gentío y, ante mis sospechas, comencé a indagar en las opiniones de los presentes sobre el motivo y dirección de dicha multitud. Algunos me decían que era una manifestación en contra del machismo, otros me decían que era a favor de la igualdad, hubo quien me dijo incluso que era para bajar los humos a los hombres porque la mujer es el verdadero pilar de la sociedad y el hombre “solo un oportunista pasajero”… Lo que mas me asombró sin embargo fue que la mayoría de la gente oscultada ni siquiera había leído el manifiesto de la marcha en la que se encontraba, no puedo decir que me parezca lógico. Como tantas veces me pasa (si es que no aprendo…) esperé hasta avanzado el revuelo para grabar lo que ocurría en mi retina. Mas pronto que tarde se hizo protagonista el colectivo extremista que hay en todos los grupitos de personas y empezó la fiesta. Mujeres que recriminaban a otras, o incluso agredían, por no manifestarse. Personas, a mi entender, muy bien manipuladas por ciertas esferas, que se dedican a buscar el extremo radical allá donde se encuentren. Un odio sin dirección ni sentido que no hace bien a nadie. Y entonces llegué a la conclusión de que es un tema desfasado, tan antiguo como hablar y defender que la Tierra es plana, a cada cual su opinión oye, pero es una reiteración significativa el darse siempre de bruces contra el mismo escalón. Desde aquí me gustaría poner este clip en vuestra página, aquella idea que dice que el sin sentido hombre-mujer ya es cosa del pasado. De hecho, creo que estaréis de acuerdo conmigo si os digo que el momento presente ya nos está mostrando que existen otros géneros con el mismo derecho a tenerlos en cuenta. Digamos que, desde mi punto de vista, deberíamos destruir la idea impuesta de los géneros, ni hombres ni mujeres ni ninguna otra cosa; tan solo individuos que buscan la felicidad en un colectivo en el que ya de por si es bastante difícil encontrarla. Eso si que sería un ideal político de verdad, eso si que sería igualdad en todos los sentidos. Una persona junto a otra y otra y otra, ese es el verdadero camino y el miedo de las esferas anteriormente señaladas. Imaginad que no pudieran manipularnos para guerrear entre nosotros, que no nos midiésemos por el rasero del machismo o del feminismo, un ideal que va mas allá de comparar nuestras conquistas con las de nuestro supuesto enemigo. Quizás si nos unimos para ser iguales encontremos un camino distinto al actual, ese que solo sabe marcar nuestras diferencias. Imaginad que nos olvidamos del odio y el miedo… He dicho

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *