Qué son los puntos gatillo y cómo tratarlos

Seguramente en muchas ocasiones hemos oído hablar de los llamados puntos gatillo. Y no solo habremos oído hablar de ellos, sino que probablemente los hayamos sufrido en algún momento de nuestra vida.

Los puntos gatillo son zonas o músculos que presentan dolor referido a otras partes del cuerpo. Es decir, tenemos una pequeña lesión en algún músculo o punto de nuestro cuerpo, y el dolor se nos manifiesta en otro lugar del cuerpo, extendiéndose así a áreas como por ejemplo, la cabeza, el cuello o el brazo.

Se trata de una dolencia muy difícil de identificar por quien la padece, ya que se tiende a pensar que la lesión se encuentra en el sitio donde nos duele, y no se nos pasa por la cabeza que podamos estar ante un punto gatillo de primeras. Lo esencial es acudir a un centro de fisioterapia especializado

Un ejemplo de punto gatillo que puede ocurrir a muchas personas, se produce a consecuencia de una acción muy habitual. Y me refiero al hecho de hablar con el teléfono posado entre el hombro y la oreja, sin sujetarlo con las manos. Esto provoca que tengamos el cuello torcido, y si tenemos este hábito porque mientras hablamos acostumbramos a hacer otras cosas con las manos (tender, cocinar, recoger cosas…) al final nos produce una lesión.

Y muchas veces esta lesión se manifiesta en forma de punto gatillo. Nos duele el brazo, pero en realidad lo que tenemos lesionado es el cuello.

Tratamientos de los puntos gatillo

La punción seca es uno de los tratamientos más eficaces para tratar los puntos gatillo. Aunque también se pueden tratar a través de masajes, estiramientos, pelotas de goma u otro tipo d técnicas, según cada caso y cada paciente. Lo importante es que estos tratamientos se lleven a cabo por un profesional cualificado adecuado en un centro de fisioterapia.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¡Hola mundo!

Te damos la bienvenida a Red Primeras Noticias. Éste es tu primer artículo. Edítalo o bórralo… ¡y comienza a publicar!

Publicado en Sin categoría | 1 comentario