Ironman, la prueba más exigente

Si hablamos de “Ironmans” estamos hablando de personas que son portentos físicos, de auténticos atletas de élite. Monstruos del deporte.

www.triradar.com

Se trata de la prueba más exigente del triatlón, pues consta nada más y nada menos que de 3,86 kilómetros a nado, 180 (sí, sí, 180) km en bicicleta y para rematarlo, si es que no se ha muerto todavía, una maratón, lo que vienen siendo 42,2 km corriendo. Ahí es nada señora.

FOTO: www,ironman.com

Ironman está considerado como el más antiguo y prestigioso triatlón a nivel mundial y se puede decir que nació en 1978, cuando el infante de la Marina John Collins propuso unir las tres competencias deportivas más duras con el fin de encontrar al mejor atleta de todos. El que consiguiera hacer las tres pruebas consecutivamente sería considerado como el “hombre de hierro”, el Ironman.

De un tiempo a esta parte, las pruebas deportivas como las maratones, travesías y demás han ido claramente al alza y es que cada vez son más las personas que empiezan con esto del deporte y terminan enganchándose, y aunque algunos digan que no es más que una moda, que queréis que os diga, una moda que provoca que la gente haga deporte, bienvenida sea y que dure.

Ironman, como marca, dándose cuenta de la increíble tirada que tenían sus pruebas, ha establecido una nueva proeza física al alcance, quizás, de un mayor número de personas. Está denominada como el “Ironman 70,3”, o la “Half Ironman”. La han llamado así debido a que las distancias que han de recorrer los participantes son la mitad que en las de su “hermana mayor”, quedando con 1,9 km a nado, 90 km en bici y 21,1 corriendo. Si sumamos estas distancias conseguimos un total de 113 km y si hacemos el equivalente en millas nos salen 70,3. Eureka.

FOTO: www.proximoreto.com

Con esto han conseguido que sea aun más gente la que se “tire” a éste tipo de reto y, aunque no estamos hablando ni mucho menos de una prueba fácilmente asequible, lo cierto es que es el paso previo para poder terminar un Ironman con garantías.

Para la gran mayoría de los que se apuntan a dicha prueba, el objetivo no es más que el de terminar, puesto que cruzar la meta ya es más que toda una proeza, pero hay unos pocos (los inscritos en el campeonato del mundo de triatlón) que además de terminarla, intentan ganarla puesto que, para el ganador, además de la brutal satisfacción que se debe sentir, también recibe 100.000 dólares que, oye, para un buen masajito y un Aquarius te llega.

Aunque tratemos el Ironman con cierto humor e ironía, ciertamente debemos recalcar que se trata de una locura si lo miramos desde el punto de vista físico. No todo el mundo puede hacerlo, así de simple.

Para terminar una prueba de esta índole, no basta con salir a correr un rato entre semana, requiere un sacrificio, esfuerzo y dedicación total durante todo un año por los menos. Se deben marcar unos horarios y rutinas estrictos, unos hábitos acorde con los objetivos a cumplir y trabajar muy muy duro. Eso sí, no conozco absolutamente a nadie que haya terminado un Ironman y no diga que valió la pena, de hecho, en muchos de los casos, cuando se termina un Ironman se termina repitiendo.

Para que os hagáis una idea, he encontrado en Internet el planning de entrenamiento de 38 semanas que Josef Ajram le hizo a un colega suyo para prepararse para un Ironman.

Os pego los entrenos correspondientes a las semanas 1 y 2 y 36 y 37, (puesto que la última antes de la prueba se descansa más de lo “normal” para no sobrecargar los músculos).

Semana 1

· Lunes: 45 minutos run + 1.200 metros swim

· Martes: 60 minutos bici estática o spinning + trabajo de pesas de piernas (Basto interno, cuadriceps, gemelos e isquiotibiales)

· Miércoles: 45 minutos run + 1.200 metros swim

· Jueves: 60 minutos bici estática o spinning + trabajo de pesas tronco superior (Bíceps, tríceps, hombro, dorsal, abdominales y lumbares)

· Viernes: 45 minutos run

· Sábado: Descanso

· Domingo: 120 minutos mountain bike

Semana 2

· Lunes: 55 minutos run + 1.500 metros swim

· Martes: 70 minutos bici estática o spinning + trabajo de pesas de piernas

· Miércoles: 55 minutos run + 1.500 metros swim con PULLBOY.

· Jueves: 70 minutos bici estática o spinning + trabajo de pesas tronco superior

· Viernes: 55 minutos run

· Sábado: Descanso

· Domingo: 150 minutos mountain bike, metiendo 2×10 minutos al 85% en subida

Semana 36

· Lunes: 1.900 metros swim + 40 minutos run

· Martes: 90 minutos bike.

· Miércoles: 1.900 metros swim

· Jueves: 80 minutos bike.

· Viernes: 1.900 metros swin + bici 70 minutos

· Sábado: 12 km run

· Domingo: 120 minutos bici

Semana 37

· Lunes: 1.500 metros swim + 30 minutos run

· Martes: 70 minutos bike.

· Miércoles: 1.500 metros swim

· Jueves: 60 minutos bike.

· Viernes: 1.500 metros swin + bici 60 minutos

· Sábado: 10 km run

· Domingo: 90 minutos bici

Como podéis ver, en las primeras semanas aún hay un día de descanso para que el cuerpo se regenere y se pueda desconectar de la rutina pero, amigos, a partir de la décima semana aproximadamente los días de descanso son prácticamente nulos, de ahí lo de total implicación.

Se acabó la fiesta.

Desgraciadamente, son muchos los que no consiguen terminar y es que las lesiones son el factor que más aspirantes consigue dejar fuera de juego. Las lesiones aumentan proporcionalmente al número de participantes, lo que ocasiona que el número de lesiones haya aumentado de forma alarmante en los últimos años.

wordpress.com

FOTO: www.wordpress.com

El acondicionamiento físico es uno de los principales aspectos que debemos tener en cuenta si queremos iniciarnos en el deporte en general y en estas modalidades en particular. Si hace una semana que teníamos el pasillo como un “recorrido de larga distancia”, no esperemos salir a la calle y que el espíritu de rocky Balboa nos invada y nos lleve a cuestas hasta la cima de la montaña. Esto no funciona así. Hay que ir poco a poco, empezando por aclimatar al cuerpo al deseo de iniciarnos o reiniciarnos en el deporte, haciendo estiramientos, sesiones de muy baja intensidad y en medida de lo posible visitar al fisio para ver en qué condiciones estamos (musculares, cardiológicas, etc.). El material que usemos, no digo que tengamos que hipotecarnos para vestirnos de deporte, pero es algo a tener en cuenta puesto que, y sobre todo en el caso de correr, unas zapatillas algo más caras nos pueden salir mucho más rentables al fin y al cabo. Correr desgasta especialmente los tendones y en particular las rodillas, sobre todo si entrenamos sobre superficies duras como lo es el asfalto.

Debemos pensar que las lesiones pueden echar por tierra el esfuerzo de mucho tiempo. En el mejor de los casos, las lesiones apareceran al principio de empezar a hacer deporte pero, si la lesión aparece justo antes de una prueba y llevamos meses preparándonos para ella, os aseguro que la moral se va a tomar por el garete.

Como se dice en catalán, “poc a poc y bona lletra” o lo que es lo mismo, mejor pasos pequeños pero seguros.

Conforme vayamos cogiendo tono físico, veremos que cada vez somos capaces de cubrir distancias mayores con menos esfuerzo. Nuestra capacidad pulmonar mejorará, la resistencia y el tono muscular también y paulatinamente cogeremos confianza y conoceremos mejor nuestro cuerpo.

Aprender a escuchar el cuerpo es fundamental.

Cuando ya llevemos unos meses (en función de cada uno) podremos empezar por ponernos pequeños objetivos como pueden ser inscribirnos en carreras populares, pequeñas travesías y poco a poco se podrá ir aumentando el nivel de los eventos a los que nos inscribamos y, quien sabe, si algún día os podréis hacer llamar todo un IRONMAN.

FOTO: www.triatletasenred.com

El deporte siempre te devuelve mucho más. El cuerpo no espera toda la vida, las capacidades poco a poco se van perdiendo y el cuerpo se oxida pero, a su vez, nunca es tarde para volver a despertar de nuevo ese cuerpo dormido y darle un meneo para sentirnos mejor. Sin duda, el deporte nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos, eso de “mens sana in corpore sanum” es totalmente cierto.

No me hagáis decir de donde lo saqué (porque no me acuerdo) pero leí por ahí que hacer deporte hace que se creen más neuronas, así que, siendo un poco “busca titulares” podría incluso decir que el deporte te hace más inteligente.

Así pues, viendo que aún no te he convencido, deja de leer esto, deja el ordenador, levántate de la silla/sillón/sillicon valley, desentierra esas Nike que hay “por ahí” y empieza.

Hoy es el mejor día para empezar y ahora el mejor momento para hacerlo.

Sed felices.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *