3 Trucos para mantener limpia tu oficina

Contar con una oficina limpia sin duda es uno de los factores más relevantes en la primera impresión que va a dar una empresa. Aporta un mayor grado de seriedad y profesionalidad a la vista de los posibles o actuales clientes que nos puedan visitar. Para ayudaros a mostrar una buena imagen con vuestras oficinas en perfecto estado os traemos los siguientes trucos o consejos:

El orden es importante

Cualquier lugar siempre parecerá más limpio si está ordenado. Se debe establecer un lugar para cada cosa y tratar de llevar un orden, ya que este transmitirá una sensación de limpieza ante cualquier observador.

Para ello simplemente es necesario crear un hábito entre todos los trabajadores en el que una vez se haya terminado de usar algo se deje en su sitio. Puede parecer algo sencillo pero el desorden comúnmente viene por una serie de despistes, por lo que es recomendable dejar claro este aspecto. Además, contar con este tipo de sistema nos ahorrara tiempo y optimizará el trabajo.

Organización del sistema de limpieza

Es imprescindible tener un sistema de limpieza, dependiendo del tamaño y uso de la oficina será necesario dedicar más o menos horas semanales a mantener la zona de trabajo en perfecto estado. En oficinas pequeñas de entre 2 y 10 trabajadores con un día a la semana suele ser suficiente.

Lo más cómodo suele ser contratar un servicio externo de profesionales de la limpieza de oficinas. No obstante, en algunos casos (sobre todo en oficinas pequeñas), es alguno de los propios trabajadores quien realiza este servicio para ganar un sueldo extra. Sea cual sea la opción, es importante establecer los momentos en los que se va a realizar el servicio de limpieza. Un buen momento puede ser en el descanso de los trabajadores, para evitar tener que ir moviéndose entre las personas para limpiar.

Crea un sistema de reciclaje efectivo

Crear un sistema de reciclaje que sigan todos los empleados, unido a lo que comentábamos de crear el hábito de dejar las cosas en su lugar facilitará notablemente el servicio de limpieza y mantendrá la oficina más ordenada. Además, estaremos aportando nuestra ayuda a preservar el medio ambiente.

Un ejemplo de sistema de reciclaje óptimo podría ser colocar una serie de cubos pequeños por las distintas zonas de oficina, teniendo en cuenta la distribución de nuestros trabajadores. En cada cubo se debe colocar el tipo de residuo o basura correspondiente y al final del día vaciarlo en cubos más grandes colocados también estratégicamente. Usando este sistema los cubos pequeños, que son más visibles cerca de los empleados, estarán siempre limpios al comenzar la mañana y aportarán esa sensación de mayor orden que hemos estado comentando.

¿Os han servido los consejos que hemos comentado? ¿Qué sistema utilizáis para mantener vuestra oficina limpia? ¡Esperamos vuestros comentarios!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *