Reseña Crónicas Vampíricas. Despertar

TÍTULO: Crónicas Vampíricas. Despertar
AUTOR: L. J Smith
EDITORIAL: Planeta
FECHA EDICIÓN: 1992
Nº PÁGINAS: 253 (4 volúmenes)
PRECIO: 22,90 €
GÉNERO: Terror- romanticismo

La saga fantástica de la autora Lisa Jane Smith está considerada como una de las mejores en su campo, el mundo de los vampiros. Despertar, en concreto, cuenta la vida de una joven, Elena Gilbert, que acude cada día al instituto Robert E. Lee en el tranquilo pueblo de Fell’s Church. En su ambiente, destaca por ser la más popular, muy al estilo instituto americano. Sin embargo, la aparición de Stefan Salvatore, un nuevo compañero procedente de Italia le cambiará la vida. Desde el momento en que le ve su atención se centra total y absorbentemente en él, su único cometido será conseguirlo. Stefan, por su parte, parece tener otros intereses y sobre todo, un lado un tanto oscuro, es excesivamente callado y no se relaciona prácticamente con nadie.

Finalmente Elena y Stefan se acercan y comienzan una historia de amor en la cuál él le confiesa su manera de vivir: es un vampiro. Ella, quizá no la reacción más lógica, se lo toma muy bien, y él se enamora más profundamente de ella. La historia hasta aquí estaría vacía si no fuera por una serie de sucesos que han ocurrido en el pueblo desde la aparición del vampiro, varias personas han sido atacadas y, como es obvio, todos apuntan a la figura de Stefan ya que ha sido el último en aparecer y ya que su manera de ser es un tanto peculiar. La única persona que cree que éste es inocente es Elena. Quizá esto sea así porque ella es la única que sabe de la estancia en el pueblo de Damon, el hermano de Stefan que, por supuesto, también es vampiro.

Esta historia centrada principalmente en el amor se mezcla con la fantasía, con lo oscuro, los vampiros. Su autora da así un toque diferente (para su época) a una historia que de no tener esto último sería el tradicional triángulo amoroso ya demasiado recurrente para historias de este estilo, reconociendo, eso sí, que son historias que aún siguen y seguirán enganchando al público joven.

La obra, con un lenguaje, en general, sencillo y sin complicaciones está escrita para personas que ya saben a lo que van y que son cercanos a este tipo de literatura porque, de no ser así, quizá no termine de enganchar. Carece de grandes descripciones, ya no en los personajes, sino en los emplazamientos, puede que para centrar más la atención en los personajes a nivel espiritual porque lo que sí se explica muy bien son sus emociones. En cualquier caso, llegas a imaginarte la situación en la que se encuentran con facilidad quizá por esto, por sus sentimientos y por sus emociones. Al finalizarla te queda un cierto sabor agridulce porque carece de grandes momentos de acción aunque hay que recordar que se trata de una historia contada en cuatro volúmenes suponiendo que el primero se centre más en la caracterización de los personajes y la autora se haya guardado la intriga para más adelante.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *