Móviles capaces de aguantar el trajín veraniego

11 agosto, 2017

Estar desconectado durante el verano no es una opción. El 85% de los europeos, según un estudio de Brocade, exige conexión WiFi en sus destinos. Muchos nos olvidamos del trabajo, pero no de la familia y los amigos, y hoy, para estar al tanto de lo que pasa, ya no basta con un SMS o una llamada ocasional. Necesitamos acceso a redes sociales o a aplicaciones como Whatsapp.

Para otros, casi un 56%, las vacaciones son sólo un pequeño respiro. Están en la playa o en la montaña, pero confiesan descargar documentos de trabajo y prestar atención a la bandeja de entrada del correo de la oficina, aunque sea sólo para que a la vuelta el ajuste a la rutina sea menos duro. La cifra está creciendo con cada año que pasa. En 2017 será un 46% mayor a la del año pasado. «Se está desdibujando la línea que separa el tiempo personal del tiempo de trabajo; muchos utilizan sus smartphones y tablets las 24 horas, dondequiera que estén e independientemente de lo que estén haciendo», asegura José Javier Pérez, responsable de Brocade en España, que señala también que todavía son muchos los hoteles y establecimientos que no son capaces de satisfacer las necesidades de los viajeros en lo referente a conectividad o que cobran altos precios por el acceso.

La gran mayoría viajaremos este verano con, al menos, el smartphone en el bolsillo. Nueve de cada 10 europeos que posee uno lo hará, de hecho, frente al 42% que decidirá meter también en la maleta un ordenador portátil o una tableta.

Pero llevar un iPhone o un Galaxy SIII a la playa o a la piscina puede no ser una buena idea. La arena, el agua… un descuido y podemos perder un teléfono que cuesta más de 500 euros reemplazar y que, además, a menudo contiene demasiada información importante y difícil de recuperar, desde la agenda de contactos hasta las fotos.
La buena noticia es que hoy en día el smartphone ha dejado de ser un lujo inalcanzable. Más de la mitad de los teléfonos que se venden en España son ya inteligentes. Es la cifra de penetración más alta de Europa, por delante de Italia, Francia o Alemania, y a ella han contribuido varios factores, desde el fenómeno de la portabilidad -era relativamente sencillo conseguir un smartphone cambiando de operadora- hasta la caída de precio de este tipo de terminales cuando no se busca la última generación o las mejores características.

El último smartphone de la operadora Vodafone, Smart II, cuesta 79 euros para clientes de prepago (99 euros para nuevas altas) y cero euros asociado a cualquier tarifa de contrato. Tiene una pantalla más pequeña que otros modelos Android del mercado, de 3,2 pulgadas, pero lleva cámara de 3,2 megapíxeles, un procesador de 800 Mhz y memoria de 512 MB ampliable con tarjetas SD (incluye una de 2 GB) para aplicaciones. El teléfono no puede ejecutar la última versión del sistema operativo Android (4.0), pero tiene la 2.3, la más extendida y compatible con la mayoría de las aplicaciones disponibles en el mercado. El Smart II tiene GPS, Bluetooth y conexión WiFi y viene con cuatro carcasas de colores que pueden intercambiarse. Vodafone ha creado también una app específica para controlar el saldo y el uso del teléfono desde el propio terminal.
Android es el sistema operativo más extendido en estos teléfonos de gama media y en parte es la razón por la que está consiguiendo dominar el mercado de la telefonía móvil en España. Según la última encuesta de Kantar Worldpanel, en los últimos tres meses Android se ha llevado en nuestro país el 84% del mercado, el mayor índice de penetración del androide verde en todo el mundo.

RESISTENTES. Varios de los fabricantes que lo usan han creado teléfonos más resistentes de lo habitual. Son modelos capaces de soportar una inmersión en la piscina o una caída sin miedo a que el cristal de la pantalla sufra. Estos modelos, por lo general, no llevan las características más avanzadas pero están pensados para usuarios activos, que buscan un teléfono mucho más resistente.
IOS, mientras tanto, ha mantenido en España un 3,2% de cuota de mercado. Apple sólo renueva sus teléfonos una vez al año, en otoño, y con un único modelo. Aún así la compañía también ofrece una solución para la gama media del mercado. El iPhone 3GS se vende libre por unos 349 euros frente a los más de 600 que cuesta por ejemplo el reciente 4S y el modelo iPhone 4 también sigue a la venta con varios operadores. La próxima versión del sistema operativo iOS 6 estará disponible para todos ellos.
Otras plataformas, como Win dows Phone, Blackberry o Symbian (Nokia) tienen alternativas dentro de la gama media que pueden mantener a los usuarios conectados durante las vacaciones. La gran mayoría incluyen conexión WiFi, GPS y una cámara lo suficientemente potente como para grabar vídeos y mandar alguna postal digital a los amigos y familiares que se han quedado en casa y si se pierden o roban la tragedia es menor, tanto para el usuario como para el bolsillo.
PANTALLA. El Smart II de Vodafone tiene una pantalla táctil mayor que la del I, 3,2″ frente a 2,8″ y soporta Bluetooth 3.0.
CÁMARA. Es de 3,2 megapíxeles y graba vídeo. Usa Android 2.3 y tiene las aplicaciones ‘oficiales’ de Google.
PRECIO. Desde cero euros con contrato. En prepago, 79 euros para clientes y 99 euros para nuevas altas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tags