Sólo se puede salir de la crisis invirtiendo en cerebros

10 septiembre, 2016

«La única forma de salir de la crisis es invertir en cerebros», dice con orgullo Peter Gruss, presidente de la Sociedad Max Planck. Mientras España busca competitividad por la vía de los costes laborales, las grandes fuerzas políticas alemanas mantienen un pacto por la investigación que permite a este país destinar unos 62.000 millones de euros al año a la investigación, lo que convierte a Alemania en una potencia global en I+D que requiere un constante flujo de científicos extranjeros bien formados. El sector pierde al año unos 70.000 profesionales, principalmente por el efecto demográfico, y aumenta el presupuesto destinado a fichar jóvenes talentos foráneos. Se reparten esta apabullante inversión, que en dos tercios es financiada por las empresas, los centros de investigación y universidades (16,4); depar- tamentos empresariales (69%) y sociedades (14%), dando forma así al mapa del gigante europeo de la investigación y última esperanza de Europa ante el desafío de China. Lo que sigue es el Top 5 de la ciencia germana.

SOCIEDAD FRAUN- HOFER (FhG). Entrar por la puerta del Instituto Fraunhofer es como hacer un viaje al futuro. Las siglas de sus actuales proyectos no nos dicen mucho, pero todos conocemos las siglas de sus proyectos de hace 20 años. ¿O es que hay alguien que no sepa todavía lo que es el MP3? Realiza investigación aplicada para empresas privadas y públicas y cuenta con más de 80 unidades de investigación que hacen de ella la mayor organización europea de investigación aplicada. Reúne 58 institutos altamente especializados, cuenta con 18.000 empleados y 1.650 millones de euros al año, de los que unos 1.400 millones se generan a través de contratos de investigación. Una tercera parte de esos fondos provienen del Estado, el resto llega a través de encargos de investigación de la industria y el sector servicios.

ASOCIACIÓN HELMHOLTZ. Es la organización científica más grande de Alemania. Integra 18 centros de investigación con enfoque científico-técnico y biológico-médico. Su presupuesto anual es de 2.800 millones de euros, tiene 34.000 empleados y mantiene proyectos punteros en materia de energía, ecología, salud, estructura de la materia e investigación espacial. «Estamos concentrados en la investigación estratégica y en las grandes infraestructuras de investigación», explica su director, Jürgen Mlynek. «El cambio energético en Alemania nos ha volcado en la investigación de renovables y sobre todo de ahorro energético, aunque estoy convencido de que las investigaciones protagonistas de la próxima década serán las relacionadas con la salud. Estamos muy centrados en la investigación contra el cáncer y las enfermedades neurodegenerativas, son investigaciones orientadas a los retos que nos plantea el cambio demográfico. Esperamos grandes e inminentes avances en prevención y en medicina personalizada».

AGRUPACIÓN CIENTÍFICA WILL- HELM GOTTFRIED LEIBINZ (WGL). La Sociedad Leibniz está formada por 87 instituciones y se concibe como socia de las universidades, la industria y la política. Investiga la evolución humana y la calidad de vida global, Su sede está en Berlín, su administración en Bonn, y tiene oficina en Bruselas. Con 16.800 empleados y 1.400 millones de euros anuales, se emplea en la investigación en Humanidades y Formación, Economía y Ciencias Sociales, Ciencias Espaciales, Ciencias de la Vida, Matemáticas, Ingeniería y Ciencias Medio Ambientales. Sus institutos, como el Nocht Bernhard de Medicina Tropical en Hamburgo, el de Investigación Económica en Halle o el del Idioma Alemán en Mannheim, buscan soluciones a problemas concretos de la sociedad.

SOCIEDAD MAX PLANCK (MPG). Fundada en 1911 por el Kaiser Guillermo, es una sociedad no estatal, con una organización jurídica parecida a la de un club de fútbol y subcontratada por el Estado para que le gestione desarrolle la investigación científica en Alemania. Las arcas públicas contribuyen con el 90% de su presupuesto, unos 1.400 millones de euros anuales, pero la gestión es independiente. Reúne en su historial 17 premios Nobel, cuenta con 80 institutos de investigación y 12.300 empleados, más unos 9.000 científicos visitantes. Remunera a sus investigadores dependiendo del número de patentes que logren cada año. Frente a la inmovilidad de organismos como el español Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en la Max Planck se cierra, reorganiza o abre un instituto cada pocos años, cuando se estima que su línea de investigación ha quedado desfasada, cuando se reciben repetidos informes negativos sobre su gestión (realizados por científicos independientes) o se jubila o fallece la figura científica que constituía su alma mater.

ASOCIACIONES DE INVESTIGACIÓN INDUSTRIALES (AiF). Fundada en 1954 como organización sin fines de lucro, fomenta la investigación en todas las ramas industriales en beneficio de pymes. Opera a nivel federal y europeo. Recibe encargos concretos en ciencia aplicada y busca respuestas a los problemas de desarrollo de productos y servicios que plantean los empresarios. Es el ángel de la guarda de la investigación de las pequeñas empresas alemanas, aquellas que por sí mismas no cuentan con presupuesto para I+D.

One Response to Sólo se puede salir de la crisis invirtiendo en cerebros

  1. Noelia on 16 noviembre, 2016 at 15:05

    Sin duda alguna de acuerdo con el articulo, necesitamos aumentar los gastos en i+d pero tambien hay que decir que dicho gasto tiene que exigir a su vez resultados que nos confirmen la rentabilidad de dicho gasto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tags