Un nuevo informe realizado por la consultora británica InfluenceMap, en el que analiza el impacto de 50 grandes compañías en la agenda de la política climática global, muestra que la mayoría de ellas (35) no están realmente comprometidas con los objetivos del Acuerdo de París. y greta apoya a las empresas

Petroleras y empresas del sector de la automación son las que más obstaculizan el avance hacia la descarbonización. Entre las más comprometidas figuran compañías como Iberdrola y Enel.

Un informe revela que muchas grandes corporaciones mundiales están torpedeando la política climática

Desde InfluenceMaps indican que el estudio, presentado este mes de octubre y en el que han analizado un total de 250 empresas, ha sido realizado ante el creciente reconocimiento de que la influencia en la política climática de las corporaciones puede tener un impacto mucho más profundo en el cambio climático que las emisiones físicas asociadas con las operaciones, los proveedores y los productos.

El informe incluye el análisis de 50 grandes empresas especialmente influyentes, y concluye que la mayoría de ellas (35 empresas) tenían una influencia negativa en 2017 en la adopción de políticas para proteger el clima. Las advertencias realizadas por el IPCC en sus últimos informes de 2018 y 2019 para que el calentamiento global no sobrepase los 1,5ºC no parecen haber tenido efecto en ellas. De hecho, de acuerdo con InfluenceMap,  33 de las corporaciones analizadas siguen oponiéndose a la política climática, lideradas por Chevron, ExxonMobil y BP. En consecuencia, el mundo ha avanzado poco en esta materia desde 2017; incluso en regiones como Estados Unidos está caminando en la dirección opuesta, asegura la organización no gubernamental.

La conclusión del informe es tajante: la mayoría de las corporaciones más grandes e influyentes del mundo no están de verdad comprometidas con la política climática. Muchas de estas compañías  (UPS, Pfizer, Microsoft, Coca Cola…) incluso siguen financiando a algunos de los grupos más influyentes que se oponen a la política climática, como la Cámara de Comercio de Estados Unidos. La consultora advierte que “esto puede socavar efectivamente cualquier impacto positivo que las empresas puedan tener en su propio compromiso con la política climática”.

Petroleras y gasistas
, las peores
Para realizar el análisis, InfluenceMaps ha combinado métricas que tienen en cuenta la puntuación de la política climática corporativa, su nivel de compromiso y la influencia económica y política de la empresa, obteniendo con ello una puntuación que oscila entre -100 (altamente influyente y postura muy negativa) y +100 (altamente influyente y postura muy positiva).


El sector del petróleo/gas encabeza la lista negativa, liderado por ExxonMobil, Chevron y BP. En marzo de 2019, InfluenceMap publicó otro informe que concluyó que estas tres compañías, junto con Shell y Total, están gastando cientos de millones de dólares cada año en sofisticadas estrategias de mensajería para captar la atención pública sobre el clima. Al mismo tiempo, están presionando para controlar, retrasar o bloquear las regulaciones climáticas a nivel mundial.

Las empresas de automoción también ocupan un lugar destacado en la lista de las compañías con influencia negativa, encabezadas por Fiat Chrysler, Daimler y BMW. Todo ello con la finalidad de controlar y retrasar la agenda regulatoria sobre las emisiones de los vehículos y los vehículos eléctricos (VE). De acuerdo con InfluenceMaps, Tesla es la única empresa automovilística de la lista de 50 que apoya la política climática, lo que no es de extrañar –dice la consultora– dado su modelo de negocio basado en los vehículos eléctricos.



Empresas tecnológicas poderosas, como Microsoft, Facebook y Google, no han entrado en el listado de las 50 corporaciones analizadas ya que, de acuerdo con la ONG británica, “no han traducido sus mensajes positivos sobre el clima en un compromiso político estratégico y coherente”. 



Las compañías europeas, las más comprometidas

El análisis de InfluenceMap muestra también que muchas de las empresas mas influyentes en la política climática a favor del clima son europeas, lo que probablemente contribuye a una modesta pero importante trayectoria positiva en la política climática de la región. Entre ellas se encuentran las energéticas Iberdrola y Enel, de las que InfluenceMap destaca su impulso a las renovables, y compañías industriales como Royal DSM y Phillips.



Unilever, que ha mantenido un esfuerzo constante para apoyar una serie de políticas climáticas relacionadas con el sistema energético, está clasificada como la compañía positiva más influyente. Los gigantes tecnológicos estadounidenses Apple y Tesla también figuran entre los grupos de presión positivos más influyentes sobre el cambio climático.




Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *