¿Recortamos derechos o privilegios?

recorte_derechos”No son derechos los que deben recortarse, sino los privilegios”. Eso es lo que Antonio Miguel Carmona escribe en El Plural en su columna llamada ”Recortes de Privilegios”. En España, hay numerosos privilegios para una serie de colectivos, precisamente con un estatus socioeconómico alto, que no deberían tener, de acuerdo con la equidad de oportunidades y condiciones de todos los españoles.

Unos dando ‘rienda suelta’ a su bolsillo y otros no pudiendo llegar ni a fin de mes. ¿Por qué tanta poca compensación? ¿Por qué se mantienen ventajas únicamente a una poca porción poderosa de este país? Me pregunto si no habrá ventajas, aparte de las conocidas por la sociedad, que se esconden debajo del conocimiento de los ciudadanos. El caso es que algunos colectivos, como los políticos, la monarquía o ciertos personajes televisivos gozan de ciertos disfrutes a los que no pueden acceder el resto de la población. Uno de los privilegios de los cargo públicos, por ejemplo, supone cobrar la pensión más alta por el simple hecho de haber sido parlamentario durante dos de legislaturas.

El hecho de que ciertas personas obtengan estos privilegios, muchos de ellos para toda la vida, afectan de manera muy directa en el aumento del índice de pobreza, además de los recortes, cada vez más injustos y severos. Con cierta dificultad pueden llegar a fin de mes las familias españolas, concretamente las que pertenecen a Canarias, Extremadura, Castilla la Mancha y Andalucía, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Así que algunas familias no pueden permitirse ni si quiera las necesidades básicas para subsistir, como la alimentación o una vivienda digna. Con esto se está desfavoreciendo cada vez más los derechos de los españoles, así como empeorando la situación que acarrea la crisis. Además también supone facilitar que solamente un pequeño porcentaje de la población poderosa crezca en todos los sentidos, tanto a nivel económico, cultural y social.

Podríamos decir que España es poco ética y que no busca la igualdad en todos los ciudadanos. Se mantienen los privilegios pero se recortan derechos como a la educación o a la sanidad, elementos pertenecientes al Estado del Bienestar. En educación se está recortando presupuesto público y se están haciendo desgravaciones fiscales para favorecer el cambio de escuelas públicas a concertadas. En sanidad, cada vez tardan más en hacer un trasplante o no disponen del suficiente presupuesto como para ofrecer los materiales o medicamentos en urgencias y consultas. Todos estos recortes se justifican por el Gobierno con un ‘no hay dinero’, pero ¿para ciertos privilegios sí? No somos ignorantes.

Estos privilegios se mantienen desde ‘épocas casposas’, tal como comenta Carmona. Creo que nada ha cambiado desde épocas pertenecientes a otra composición y estructura social, a otras mentalidades de épocas en blanco y negro. La solución ”pasa por recortar los privilegios a unos pocos y aumentar los derechos de muchos”, afirma muy convencido Carmona.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *