Los días del patinete en la acera están contados

La irrupción en la vía pública de los patinetes eléctricos ha revolucionado la movilidad en muchas urbes pero también ha generado problemas de convivencia con los peatones.

Ante tal situación, en 2016, la Dirección General de Tráfico (DGT) emitió una instrucción en la que proponía a los Ayuntamientos establecer las prohibiciones y limitaciones que consideraran necesarias. Desde entonces, los consistorios de las ciudades han ido definiendo sus propias normativas, aunque casi todas coinciden en la prohibición de que los patinetes circulen por las aceras, una limitación a la que hace tiempo que están sometidas las bicicletas.

De este modo, coches, motos, bicicletas y patinetes se moverán por las calzadas de las ciudades, que deberán garantizar la seguridad de todos: conductores y peatones. En este marco nace la limitación de la velocidad a 30 km/h en ciudad, uno de los cambios que prepara la DGT para su próxima reforma del Reglamento General de Circulación. Este límite se aplicaría en las calles de carril único y en las de un carril por sentido.

La distancia que requiere un automóvil para frenar a 50 km/h es el doble (30 metros) que a 30 km/h (14 metros).

También se planea prohibir que los patinetes y otros vehículos ocupen sitio en las aceras, por lo que se deberán suprimir plazas de aparcamiento para automóviles para que se coloquen los patinetes, las bicicletas y las motocicletas.

En su Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020,la DGT contempla los siguientes objetivos: promover el desplazamiento a pie como modo de movilidad eficiente, proporcionar espacios seguros de movilidad para peatones y mejorar el conocimiento sobre la accidentalidad de los peatones y su movilidad.

Pero cuando hablamos de peatones no debemos de olvidarnos de los más vulnerables, por ello la Asociación de Personas con Lesión Medular y otras Discapacidades Físicas (ASPAYM) ha lanzado la campaña “Por aquí no puedo, por aquí no paso”. Ante la aparición de nuevos medios de transporte como los patinetes, el mal aparcamiento de bicicletas y motos y la mala ubicación de otros elementos como basuras y terrazas de bares que dificultan la movilidad urbana en muchos peatones con discapacidad, ASPAYM nos recuerda lo importante que es adoptar comportamientos seguros y responsables con los demás usuarios en la vía pública.

Share this post

PinIt
scroll to top