Las cifras de empleo mejoran, pero empeoran para los jóvenes españoles

Foto: Jarmoluk / Pixabay

El mercado de trabajo en España ha alcanzado los niveles de ocupación previos al estallido de la crisis, aunque el peso de los jóvenes en el mercado laboral se ha reducido a la mitad en una década.

Los jóvenes representan el grupo que tiene más dificultades para encontrar trabajo.

Ante estos datos nos encontramos con un panorama laboral envejecido en el que solo el 5,6 % de los empleados tiene 25 años o menos, cuando en julio de 2007 dicho porcentaje había llegado a ser del 10,3 %.

Desempleo en Europa

España (13,6 %) es el segundo país, solo por detrás de Grecia (18,1% en marzo de 2019), con la tasa más alta de desempleo de la eurozona, según Eurostat. En el lado opuesto se encuentra la República Checa (2,2 %), Alemania (3,1 %) y Países Bajos (3,3 %).

Respecto al desempleo juvenil, entre los veintiocho, su tasa se redujo en mayo al 14,3 %, desde el 15,1 % de un año antes. Sin embargo, España registró la segunda tasa de paro juvenil más elevada de la UE, con un 31,7 %, solo por detrás del 40,4 % de Grecia en marzo de 2019.

Formación básica y trabajo temporal

El último Informe del Mercado de Trabajo de los Jóvenes publicado por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social a través del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), recoge que el perfil del joven menor de 30 años contratado es el de un hombre de 25 a 29 años, con formación básica que trabaja en el sector servicios con un contrato temporal eventual y a jornada completa.

En relación al nivel de estudios, el 10,67 % de los menores de 30 años parados posee una titulación media o superior y el 15,48 % tiene estudios de Formación Profesional de primer o segundo grado.

Share this post

PinIt
scroll to top