El uso del móvil en el aula comienza a regularse en todo el mundo

Foto: Giovanna Cornelio / Pixabay

Aunque en la gran mayoría de países aún no existen leyes específicas que regulen el uso de los teléfonos móviles en los centros educativos, muchos Gobiernos estudian la posibilidad de prohibir los smartphones en los colegios.

A finales de 2017, el Ministro de Educación en Francia, Jean Michel Blanquer, ya anunció que a partir del inicio del curso en 2018 estarán confinados los móviles de los estudiantes durante toda la jornada escolar.

En España, el primer centro en seguir el modelo francés ha asido el Instituto de Enseñanza Secundaria Isidor Macabich de Ibiza. Su directora, María José Molina, especifica que los alumnos pueden llevar sus teléfonos al centro, pero no pueden usarlos en ninguna de sus instalaciones, a no ser que sea para una actividad pedagógica.

Si se descubre a un alumno utilizando su móvil se le penaliza con un día de expulsión.

Andando por el instituto se puede ver carteles que advierten de la prohibición de los móviles en el centro:

Estás a punto de entrar en un espacio de aprendizaje. Los conocimientos, las experiencias y las personas que comparten el tiempo contigo merecen toda tu atención. Por favor deja el teléfono en casa. Si lo llevas tienes que tenerlo apagado.

En el resto del mundo, cada país regula a su modo el uso del móvil en las aulas. En Estados Unidos, por ejemplo, la mayoría de las escuelas permiten a sus alumnos asistir al centro con sus teléfonos móviles, siempre que los mantengan en silencio o los dejen fuera de clase.

En 2009, Nueva Delhi prohibió el uso de teléfonos móviles a alumnos y profesores al entender que su uso causaba distracción y falta de concentración, además de que podían ser mal utilizados.

En China, aunque no existen leyes nacionales que prohíban la utilización de smartphones en centros educativos, casi todas las escuelas e institutos aplican estrictas limitaciones.

En Alemania tampoco hay una norma unificada pero Baviera ha optado por prohibir el uso de teléfonos móviles en los centros educativos y autorizar a los profesores a decomisarlos el tiempo que sea necesario.

Por su parte, Italia permite que se usen los teléfonos móviles en sus escuelas e institutos para fines didácticos, aunque otorga a profesores y centros educativos la responsabilidad de determinar si se debe permitir o no al alumnado tener su smartphone en clase.

Sobre Elena

Licenciada en Pedagogía, colaboro desde hace años en varios proyectos de la Asociación de Prensa Juvenil, ¡incluido este fantástico periódico! :)

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons