El precio del tabaco como elemento disuasor para los jóvenes

El precio del tabaco como elemento disuasor para los jóvenes Gracias a la entrada en vigor de la ley antitabaco, actualmente el tabaco se ve como un problema de salud, la exposición de la población al humo del tabaco ambiental se ha reducido en un 57%, la contaminación interior en los locales de ocio se ha reducido en un 90% y el número de fumadores entre 2009 y 2014 se ha reducido en 1,2 millones de personas.

A pesar de todos estos beneficios, la Organización Médica Colegial (OMC) recuerda que el consumo de tabaco sigue matando cada año a más de 7 millones de personas en el mundo (de ellos, 700.000 en Europa y 52.000 en España).

En España, el tabaco causa el 13% de todas las muertes y el 25% de las acontecidas en la población entre 35 y 65 años. Además, el tabaquismo pasivo supone un importante riesgo para la salud, un 15% de la población refiere estar expuesta al humo del tabaco y esta exposición es mayor en la población joven de 15 a 34 años.

Por ello, tanto la OMC como el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) consideran necesarias más iniciativas que disminuyan la prevalencia del tabaquismo en España:

  1. Velar por el cumplimiento de la Ley de Tabaco.
  2. Ampliar los espacios libres de humo.
  3. Equiparar la regulación del cigarrillo electrónico a los productos del tabaco.
  4. Establecer una fiscalidad de los productos del tabaco semejante para todas las labores del tabaco.
  5. Poner en marcha campañas de prevención del tabaquismo.
  6. Mejorar la atención a las personas fumadoras incidiendo en la Atención Primaria como pilar básico.
  7. Los programas de prevención y tratamiento deben abordar el binomio cannabis-tabaco.
  8. Implementar el paquete neutro de tabaco.
  9. Evitar la interferencia de la industria tabacalera en las políticas de control del tabaquismo.
  10. Establecer un sistema de trazabilidad independiente de los productos de tabaco.

Respecto al punto 4, se defiende el precio del tabaco como la medida con mayor impacto a la hora de evitar el inicio de los adolescentes a esta droga. Por ello, se recomienda que el precio del tabaco se vaya incrementando de forma progresiva hasta que alcance la media europea. Esta medida debería aplicarse a todos los productos como la picadura de tabaco, cuyo consumo puede resultar más barato.

Sobre Elena

Licenciada en Pedagogía, colaboro desde hace años en varios proyectos de la Asociación de Prensa Juvenil, ¡incluido este fantástico periódico! :)

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons