Los jóvenes son los más afectados por la devaluación salarial

Foto: Emir Krasnić – Pixabay

El sueldo de los nuevos contratos firmados en 2015 fue casi un 12% inferior a los cerrados a lo largo de 2008, según concluye Daniel Fernández Kranz, investigador del IE Business School, en el último Cuaderno de información económica de Funcas.

Esta situación es peor en el caso de los jóvenes que se incorporan por primera vez al mundo laboral, pues los salarios de los contratos de entrada firmados en 2015 acarrearon una penalización superior al 14% respecto a los firmados en 2008.

Los contratos a jornada parcial, la temporalidad y el ajuste de los salarios ha provocado la caída del salario anual de los trabajadores.

Fernández Kranz ha analizado cómo son los salarios de los empleos creados desde el año 2014 y de qué forma han variado con respecto al inicio de la crisis económica. Entre sus conclusiones resalta que quienes se vieron obligados a cambiar de empleo sufrieron un fuerte penalización salarial. El investigador considera que esto se debió a que estos trabajadores perdieron los derechos que adquirieron en su ocupación anterior y a que en la actualidad se paga menos que antes por el mismo tipo de empleo. Un hecho que se refleja en el aumento de las diferencias salariales dentro de una misma empresa, donde se ha prescindido de un trabajador para contratar a otro a un precio más bajo.

El autor también remarca que los contratos se han precarizado porque las condiciones son peores. En primer lugar, la proliferación de contratos temporales cada vez más cortos provoca que muchos trabajadores no tengan empleo durante todo el año. En segundo lugar, los contratos por horas reducen la jornada laboral y también los ingresos.

Las empresas mejor gestionadas son las que mejor pagan a sus trabajadores y las más productivas.

Por su parte, Rafael Myro y Javier Serrrano, han evaluado el efecto de las buenas prácticas de gestión de las empresas sobre la productividad y los salarios, concluyendo que mejorar la gestión empresarial permitiría aumentar la productividad y subir los salarios sin dañar la competitividad. Algo interesante si se tiene en cuenta que según sus investigaciones, en España el 72% de las empresas industriales sigue pocas o ninguna de las buenas prácticas de gestión.

Avatar de Raul

Sobre Raul

Soy periodista y editor en PrimerasNoticias.com. Cuando tengo ratos libres, disfruto de mi afición al cine y la literatura de género.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons