Los adolescentes están creciendo más lentamente que antes

Foto: Pixabay / Alfredo Islas

Los adolescentes de hoy poco tienen que ver con los de la posguerra quienes estaban abocados a una juventud muy breve, pues las circunstancias les exigían crecer deprisa y hacerse adultos rápidamente.

Actualmente, los padres tienen menos hijos que antes y se vuelcan más en el cuidado de sus vástagos. Además, la esperanza de vida se ha alargado y la crisis ha dificultado la emancipación de los jóvenes, quienes tardan más en entrar en el mercado laboral y han prolongado sus períodos de formación. Todo ello hace que los jóvenes tarden más en entrar en el mundo adulto.

Esto coincide con las conclusiones expuestas por Jean Twnge, profesora de psicología de la Universidad de San Diego y autora principal de una investigación sobre el declive de las actividades de adultos entre los adolescentes estadounidenses, que se ha publicado en la revista Children Development.

Junto a otros analistas, Twnge ha observado que los jóvenes empiezan a practicar sexo, a conseguir el carné de conducir y a beber alcohol con más edad que hace 40 años. También han comprobado que los adolescentes no buscan trabajos de verano y se drogan menos. Por ello, señala en su estudio que:

El comportamiento de los jóvenes de 18 años de ahora recuerda a los de 15 años de antes.

Para Twnge, el hecho de que los adolescentes estén creciendo más lentamente que generaciones previas provoca que los jóvenes ingresen en la universidad y en el mundo laboral con menos experiencia, más dificultades para tomar decisiones y siendo menos independientes.

Avatar de Israel

Sobre Israel

Soy antropólogo social y cultural, experto en edición de imagen y vídeo y apasionado de las TIC en general.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons