Pingüino nada 8.000 km cada año para reunirse con el hombre que le salvó

En 2011, Joao Pereira, de 71 años, encontró en una playa de Brasil un pequeño pingüino recubierto de crudo y muerto de hambre. Decidió ayudarle y cuidarle hasta que se recuperara totalmente.

Cuando Pereira consideró que el animal ya estaba bien, lo devolvió al mar sin saber que, a los pocos meses el pingüino, bautizado como Dindim, se reencontraría con él. Desde entonces, año tras año, Dindim nada más de 8.000 kilómetros para quedarse en la costa de Brasil, junto a su salvador, la mayor parte del año. El resto de meses, durante la época de reproducción, los pasa entre Argentina y Chile.

Cada vez que regresa junto a Pereira, el hombre se encarga de alimentarlo cada día con pescado para que reponga fuerzas y después lo devuelve al mar. Pero Dindim no se va y cuando lo hace es para regresar al cabo de pocos meses.

Share this post

PinIt
scroll to top