2015 ha sido el año más cálido desde que se tienen registros

La NASA ha anunciado que 2015 ha sido el año más cálido para la Tierra desde que comenzaron los registros climáticos hace 136 años.

Según un informe anual divulgado por la NASA y la Administración de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés), 2015 fue 0,13 grados centígrados más caluroso que 2014, el año que marcó el anterior récord de mayores temperaturas, según la Agencia Espacial Estadounidense (NASA). Es decir, por segundo año consecutivo se baten todos los récords de calor desde 1880.

Aunque hace meses, varios científicos predijeron elevadas temperaturas a causa del fenómeno El Niño, la NASA considera que el récord de calidez obtenido tanto en 2014 como en 2015 se debe al calentamiento global, al que responsabilizan del aumento en un grado de la temperatura media del planeta desde finales del siglo XIX

En el informe, también se subraya que en 2015 el océano se calentó como nunca antes, al aumentar su temperatura en 0,74 grados por encima del promedio del siglo XX, superando las anteriores temperaturas récord registradas en 2014, 1988 y 2003.

Durante 2015, la temperatura promedio de la superficie terrestre también se incrementó, situándose 1,33 grados centígrados por encima de la media del siglo XX, y superó el récord alcanzado primero en 2007 y, posteriormente, en 2010, cuando la temperatura terrestre aumentó 0,25 grados centígrados.

Según el estudio, el incremento de las temperaturas afectó especialmente a América Central, la mitad norte de Sudamérica, partes del norte, sur y este de Europa, el oeste de Asia, amplias zonas de Siberia, así como otras del este y sur de África. También se han visto influidas grandes zonas del noreste y centro del Pacífico ecuatorial, así como gran parte del oeste del Atlántico Norte, la mayor parte del Océano Índico y partes del Océano Ártico.

Deshielo

Según datos del Laboratorio de Nieve Global de la Universidad Rutgers, el promedio anual de nieve del hemisferio norte durante 2015 fue de 24,6 millones de kilómetros cuadrados, lo que se traduce en la undécima cubierta nevada anual más pequeña desde que comenzaron los registros en 1968 y la más pequeña desde 2008.

En el Ártico, la extensión promedio anual del hielo marino fue de 11 millones de kilómetros cuadrados, la quinta más pequeña desde 1979; en la Antártida, alcanzó los 12,7 millones de kilómetros cuadrados, lo que supone la tercera extensión más grande jamás registrada, sólo por detrás de 2013 y 2014.

Share this post

PinIt
scroll to top