La OMS insta a acabar con la violencia contra los jóvenes

La OMS insta a acabar con la violencia contra los jóvenesCada año son asesinados unos 200.000 jóvenes en el mundo, lo que convierte al homicidio en la cuarta causa principal de muerte de las personas de 10 a 29 años de edad, según el informe “Prevención de la violencia contra los jóvenes: un panorama general de la evidencia”, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El estudio explica que existen diversas formas de violencia contra los jóvenes, siendo algunas de ellas el acoso, la agresión física, la violencia sexual y los homicidios. Si nos centramos en éstos últimos, los jóvenes sufren el 43% del número total de homicidios en el mundo. De ellos, el 83% de las víctimas son hombres. La mayoría de los homicidas también son varones.

La mayoría de los homicidios juveniles se producen en países de bajos y medianos ingresos.

Por otro lado, el texto expone que las tasas de homicidios juveniles calculadas en algunos países de América Latina, el Caribe y África subsahariana superan 100 veces o más las de Europa occidental y el Pacífico occidental, que tienen las proporciones más bajas del mundo.

Diversas formas de violencia

La violencia, tal y como se ha señalado, puede aparecer de diversas formas: agresiones físicas,  acoso escolar, violencia sexual, etc.

Sea cual sea el tipo de violencia ejercida, se producen consecuencias que repercuten en las víctimas. Por ejemplo, pueden observarse problemas de salud mental. Según un estudio, los estudiantes que experimentan acoso y violencia escolar tienen de un 30 a un 50% más de probabilidades de sufrir depresión.

La violencia contra los jóvenes también genera otras consecuencias sociales, según el informe de la OMS, como bajos rendimientos educativos, gastos médicos y pérdidas de ingresos económicos, reducción de la cohesión social, etc.

Prevención de la violencia

La OMS desea que se acabe con la violencia contra los jóvenes. Por ello, destaca cuáles son los factores de riesgo que contribuyen a este tipo de violencia y que deben de tenerse en cuenta a la hora de elaborar estrategias de prevención de la violencia.

Entre los factores de riesgo señala la participación previa en hechos delictivos, la falta de lazos sociales, el consumo de drogas, la pobreza, las relaciones entre padres e hijos, el maltrato infantil y el bajo rendimiento académico.

Entre las acciones de prevención destaca los programas de crianza de los hijos y de desarrollo de la primera infancia, de prevención del acoso escolar, políticas de supervisión comunitaria orientadas a detectar problemas, leyes de control de armas y políticas de mejoramiento urbano.

Sobre Elena

Licenciada en Pedagogía, colaboro desde hace años en varios proyectos de la Asociación de Prensa Juvenil, ¡incluido este fantástico periódico! :)

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons