Jóvenes recuperan su cámara 2 años después de mandarla al espacio

Cuatro amigos de Arizona decidieron hace dos años enviar una cámara compacta al espacio para poder grabar la Tierra desde el exterior. Lo tenían todo calculado menos el lugar donde podría caer su “nave” de regreso.

Para enviar su cámara al espacio, la metieron en una caja donde la protegieron con varias capas y la engancharon a un globo de helio. Éste debía subir más allá de la estratosfera, mientras la cámara grababa.

Tras meses de espera, la cámara no aparecía y no sabían si había caído a la Tierra o qué había pasado con ella. Habían equipado su “nave” con un móvil para que mandara coordenadas pero no recibieron ninguna señal.

Afortunadamente, dos años después, una mujer que hacía senderismo encontró la “nave” en los alrededores del Cañón del Colorado y pudo contactar por móvil con sus dueños.

Las imágenes recuperadas muestran cómo el globo subió unos 100.000 pies y explotó. Durante su viaje, la cámara pudo grabar la ascensión y las vistas del Gran Cañón desde la estratosfera durante una hora y 38 minutos.

Sobre Nuria Medina

Soy licenciada en Derecho y miembro de la Asociación de Prensa Juvenil. Preocupada por los problemas sociales que sufren los jóvenes, intento darles voz desde Primeras Noticias.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons