La sonda Philae de la misión Rosetta ha aterrizado en el cometa

Un nuevo hito en la historia de la exploración espacial: la sonda Philae, de la misión Rosetta, llegó a suelo “firme”, es decir, aterrizó en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

 

El módulo liberado de la sonda no tripulada Rosetta llegó al cometa tras un viaje que ha durado una década, recorriendo una distancia de 6.400 millones de kilómetros.

Tras una lenta caída, a 3,2 km/h, la sonda Philae ha llegado al cometa no sin dificultades. La Agencia Espacial Europea ha informado que los arpones que debían fijarla a la superficie no funcionaron y sólo pudo anclarse mediante unos tornillos. Esto podría ser un gran inconveniente ya que se desconoce, por el momento, si la sonda podrá mantenerse firme. Según informan en la cuenta oficial de la misión en Twitter, el equipo de científicos trabaja para encontrar una solución.

Se trata de la primera vez en la historia que una nave logra posarse en un cometa, misión que permitirá a los científicos obtener valiosos datos que pueden permitir conocer más acerca del origen del universo.

Sobre Ramon

Presidente de la Asociación de Prensa Juvenil, entrenador de baloncesto y escritor en mis ratos libres.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons