La OMS solicita a los gobiernos frenar el consumo de comida rápida

La OMS solicita a los gobiernos frenar el consumo de comida rápida Un estudio publicado por el Boletín de la Organización Mundial de la Salud (OMS) expone que los gobiernos podrían frenar la epidemia de sobrepeso y obesidad, que pueden tener consecuencias graves para la salud a largo plazo, como diabetes, enfermedades cardiacas, derrame cerebral y cáncer.

Los investigadores piden a los dirigentes políticos que adopten medidas para combatir el consumo de comida rápida e incentiven económicamente a los productores que vendan alimentos saludables y frescos. Consideran que si los gobiernos no regulan sus economías, el mercado continuará afectando negativamente en la salud pública.

En su estudio, centrado en países de altos ingresos, observaron que mientras que el número medio de transacciones anuales de comida rápida por habitante aumentó de 26,61 a 32,76, el índice de masa corporal (IMC) promedio creció de 25,8 a 26,4. Se considera que una persona con un IMC de 25 o más tiene sobrepeso, siendo obesa la que posee un IMC de 30 o más.

Los mayores incrementos sucedieron en Canadá (16,6 transacciones por habitante), Australia (14,7), Irlanda (12,3) y Nueva Zelanda (10,1), mientras que la subida de estas transacciones de comida rápida fue menor en países con una regulación de mercado más estricta, como Italia (1,5), Holanda (1,8), Grecia (1,9) y Bélgica (2,1).

Sobre Elena

Licenciada en Pedagogía, colaboro desde hace años en varios proyectos de la Asociación de Prensa Juvenil, ¡incluido este fantástico periódico! :)

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons