La mitad de los jóvenes españoles están dispuestos a aceptar cualquier trabajo

La mitad de los jóvenes españoles están dispuestos a aceptar cualquier trabajoEl 48,6% de los jóvenes españoles de 18 a 24 años afirma que aceptaría cualquier trabajo, en cualquier lugar y aunque tenga un sueldo bajo, según el estudio “Crisis y contrato social. Los jóvenes en la sociedad del futuro”.

El informe elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, pone de manifiesto que, además, el 84,9% de los jóvenes considera muy o bastante probable tener que trabajar en lo que sea, el 61,7% ve igual de probable tener que irse al extranjero y el 79,2% tener que estudiar más. Pero quizás el dato más abrumador es que el 80% de los jóvenes cree que, al menos en un futuro próximo, tendrá que depender económicamente de su familia.

Éstas son algunas de las principales conclusiones extraídas del estudio, basado en 1.000 entrevistas realizadas a jóvenes de 18 a 24 años y ocho grupos de discusión acerca del desempleo, la emancipación y otros temas.

¿Qué piensan los jóvenes?

Un 71% de los jóvenes señalan como responsables de la crisis al gobierno y a los partidos políticos, mientras que un 51% apunta a empresarios y banqueros, un 39% a la situación económica mundial y un 20% al conjunto de la sociedad.

Para salir de la crisis, reclaman en general un cambo de rumbo en la formación: una mayor conexión con lo laboral, con la empresa y, sobre todo, más ayudas para poder encontrar empleo.

Por otro lado, los jóvenes españoles reconocen disfrutar de las prestaciones del Estado del Bienestar mucho más que sus padres, pero están convencidos de que sus hijos vivirán mucho peor que ellos.

Diferencias sociales

La crisis en general ha supuesto para los jóvenes españoles una frustración de sus expectativas y una visión fatalista del futuro. Sin embargo, para los jóvenes pertenecientes a estatus alto y medio y aquéllos que cursaron estudios  universitarios o profesionales, la crisis pone en peligro la consecución de sus objetivos. Para los jóvenes de clases medias y bajas y aquéllos que abandonaron sus estudios o tienen una cualificación baja, la crisis representa un peligro real que incluso pone en juego la supervivencia y la integración social.

Sobre Elena

Licenciada en Pedagogía, colaboro desde hace años en varios proyectos de la Asociación de Prensa Juvenil, ¡incluido este fantástico periódico! :)

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons