El abuso de videojuegos durante la infancia puede provocar problemas visuales

Un uso excesivo de los videojuegos por parte de los niños puede repercutir en problemas visuales en la edad adulta.

La óptico-optometrista y master en optometría clínica de Alain Afflelou, Elvira Jiménez, considera que el abuso por parte de los niños de los videojuegos aumenta el riesgo de padecer miopía o sequedad ocular en la etapa adulta.

De hecho, se cree que el 33% de los jóvenes en 2020 sufrirán miopía debido al uso de dispositivos tipo consolas, tabletas, ordenadores y que:

Alrededor del 30% de los problemas visuales de los niños que acuden a la óptica son consecuencia del uso de videojuegos y otros aparatos electrónicos.

Jiménez ha explicado que las personas que juegan con estos aparatos electrónicos deben tener una “buena agudeza visual, visión binocular, buena motilidad ocular para seguir el movimiento de los objetos, amplio campo visual y buena coordinación ojo-mano, entre otras cualidades”. Si alguna de estas habilidades falla, se empieza a tener problemas visuales como visión borrosa y/o doble, cefaleas, dolor ocular, enrojecimiento, irritación, ojo seco o lagrimeo. También ha querido destacar que no todo son aspectos negativos, pues los videojuegos también ayuda a “la mejora de la capacidad de concentración, el aumento de reflejos y la memoria visual”.

Sobre Elisabet

Soy pedagoga y miembro de la Asociación de Prensa Juvenil. Me interesan los temas relacionados con las nuevas tecnologías, la educación, la literatura y el cine.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons