250 millones de tapones salvan a una niña de 13 años

Aitana nació hace 13 años sin la principal vena que une el corazón a los pulmones, por lo que a cada paso que daba se cansaba y cualquier actividad diaria, como hablar o comer, se convertía en una odisea.

Ahora, gracias a la gran marea solidaria que se ha extendido por todo el país, a través de la recogida de tapones, esta niña aragonesa ha podido someterse a tres complejas operaciones en EE.UU., que cuestan casi un millón de euros.

Cuando sus padres decidieron hacer un llamamiento a toda la sociedad, para recaudar el dinero que necesitaban para salvar la vida a Aitana, más de 13 millones de personas respondieron y llegaron a acumular 450 toneladas de tapones.

Aitana fue operada en 2006, en Madrid, por su cardiomiopatía, pero, tras pasar 20 horas en quirófano y tres meses ingresada, no hubo mejoría en el rendimiento de su corazón ni en su calidad de vida.

Tres años después, en 2009, los médicos anunciaban a sus padres, Luis Miguel e Isabel, mecánico y ama de casa, que no se podía hacer nada por la pequeña. Abatidos, sus progenitores decidieron contactar con un prestigioso cardiólogo de Nueva York que, tras estudiar el caso de Aitana, les propuso reconstruir las venas pulmonares de la niña en una operación que costaba 300.000 euros.

Luis Miguel se peleó con la Seguridad Social, contactó con la Presidencia del Gobierno y apeló a la Casa Real. Al no obtener nada de éxito, recurrió a la solidaridad y gracias a artistas como Amaral, Rosa y Camela pudo reunir el dinero para la cirugía. Sin embargo, lo que iba a ser una intervención se convirtió en tres y de los 300.000 euros se pasó a 900.000.

La pequeña Aitana fue operada en 2010 y su evolución fue muy favorable. Pero había que seguir luchando, así que Luis Miguel e Isabel, en 2011, decidieron poner en marcha la campaña ‘Tapones para una vida’. Desde casas, comercios, escuelas y centros de trabajo se recogerían tapones de plástico para venderlos a una empresa de reciclaje. Esta primera parte era sencilla en comparación a la tarea de transportar todos esos tapones. Para ello, Luis Miguel consiguió negociar con Acteco y firmar convenios con DHL y Seur.

En seis meses, más de 13 millones de personas se movilizaron para reunir 450 toneladas de tapones que les proporcionaron 135.000 euros. Así, en mayo de 2012 pudieron hacer que los cirujanos le reconstruyeran las venas del pulmón derecho a Aitana.

Posteriormente, Luis Miguel volvió a contactar con el Ministerio de Sanidad y, por fin, aprobaron la tercera operación en Boston, siendo la Consejería de Aragón la encargada de sufragar los gastos.

En septiembre de 2012 Aitana fue operada por tercera vez y su recuperación está siendo favorable. En diciembre espera volver a España, a su hogar, y ver a sus hermanos y a empezar su nueva vida, en la que podrá ir al colegio, caminar e incluso correr.

Su padre, Luis Miguel, sigue dirigiendo la asociación Una Sonrisa para Aitana, que según calcula lleva recogidos más de 2.500 millones de tapones. Con su labor pretende ayudar a otros niños enfermos que, como su hija, necesitan la ayuda de todos los españoles.

Sobre Raul

Soy periodista y editor en PrimerasNoticias.com. Cuando tengo ratos libres, disfruto de mi afición al cine y la literatura de género.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons