No se cumplirán los objetivos del milenio en Educación según la UNESCO

Según las últimas estimaciones de la UNESCO, alrededor de 61 millones de niños y niñas están sin escolarizar, una cifra que se aleja del objetivo marcado para 2015 que pretende una educación primaria universal.

Hemos realizado progresos; por ejemplo, el número de niños sin escolarizar se ha reducido a la mitad desde que se estableció el objetivo en el año 2000.

Pauline Rose, directora del Informe de Seguimiento Global ‘Educación para Todos’, confirma que es poco probable que se cumpla el objetivo de que todos los niños del mundo estén escolarizados en 2015:

Por un lado, está el continuo aumento de la población en algunas de las regiones donde los avances han sido más lentos; por otro, los niños a los que nos cuesta más llegar, los más marginados, aquellos que viven en áreas rurales, en particular las niñas pobres o los niños con discapacidad. Éstos necesitan apoyos específicos para asegurar su acceso a la escuela y los respectivos gobiernos no siempre lo dan.

Entre todos los menores sin escolarizar la mayor parte son niñas. Se calcula que 39 millones de niñas de entre 11 y 15 años van a la escuela y en muchas zonas, las que van tienen que enfrentarse a múltiples riesgos. Además, los motivos por los que un menor se ve forzado a dejar el colegio suelen afectar en mayor medida a las niñas.

Según el informe ‘Por ser niña’ de la organización Plan Internacional, las adolescentes suelen poner fin a su educación debido a la pobreza y la discriminación que sufren tanto ellas como sus hogares, así como por matrimonios o embarazos precoces.

La educación transforma la vida

El equipo que dirige Pauline Rose ha elaborado el documento ‘La educación transforma la vida’ en el que se pone de manifiesto cómo la educación de las niñas mejora no sólo su vida sino la del conjunto de la sociedad.

En este nuevo análisis constatamos que cerca de tres millones de niñas contraen matrimonio demasiado temprano, incluso antes de los 15 años. Sin embargo, si todas las niñas tuvieran educación secundaria conseguiríamos reducir la cifra en dos tercios.

Según la UNESCO, haciendo que la educación llegue a todas las niñas y que éstas continúen con sus estudios de secundaría, se reducirían las tasas de mortalidad materna y de mortalidad infantil, se favorecería la igualdad de oportunidades y disminuiría la pobreza.

Hay evidencias que muestran claramente cómo la educación tiene beneficios sobre la economía de los países y la democracia, pero los gobiernos no le están prestando suficiente atención a esto. Creo que una de las razones es que los beneficios de la educación tienen lugar a largo plazo, los veremos en las generaciones futuras y, por supuesto, nuestros responsables políticos suelen pensar más a corto plazo, en términos de ciclos electorales.

Share this post

PinIt
scroll to top