Los jóvenes japoneses cada vez menos interesados por el sexo

En Japón, los menores de 40 años parecen estar perdiendo el interés por las relaciones sentimentales. Ante esta situación, hay quien se plantea cómo esto puede afectar al país, ya que Japón tiene una de las tasas de natalidad más bajas del mundo.

Al parecer, los menores de 40 años no sienten el deseo de procrear por deber y se alejan de las relaciones convenciones. De hecho, el 2012 fue el año en el que nacieron menos niños en la historia de Japón.

Además, según un estudio reciente, el 45% de las mujeres japonesas de 16 a 24 años de edad no están interesadas en tener relaciones sexuales, algo en lo que coinciden con más de un cuarto de la población masculina. Aunque otro porcentaje de la población se inclina a recurrir a relaciones sexuales ocasionales, citas a corto plazo, pornografía online, etc.

Y es que el matrimonio no es siempre un camino atractivo y menos para las mujeres actuales, más independientes y ambiciosas, que prefieren batallar por lograr una seguridad laboral y no una relación de pareja. Aunque aún persisten las actitudes conservadoras que optan por dejar que sea la mujer quien cuide del hogar y que el marido se centre en el trabajo fuera de casa, parece casi necesario que sean los dos miembros del matrimonio quienes trabajen para poder sacar adelante a los niños. Por otro lado, no existe demasiada aprobación hacia la cohabitación o la maternidad/paternidad en estado de soltería. Asimismo, Japón es uno de los peores países del mundo en cuestiones de igualdad de género en el trabajo y conciliación laboral y familiar. Se calcula que alrededor del 70% de las mujeres japonesas abandonan sus puestos de trabajo después de su primer hijo. Es por ello que cuando una mujer joven se vuelca en una carrera y logra acceder a un puesto de trabajo, no piensa en mantener una relación de pareja que, a corto o largo plazo, la llevará al matrimonio y la maternidad, alejándola de la carrera a la que tanto tiempo y esfuerzo ha dedicado.

Sin embargo, esta visión social del amor, la igualdad de género, el trabajo y la familia… ¿es algo que ocurre en otras naciones avanzadas? Hemos ido aceptando que las personas se vayan independizando y casándose cada vez más tarde, al mismo tiempo que las tasas de natalidad van menguando. Con todo ello, las poblaciones del mundo moderno van envejeciendo y no nos queda otra que preguntarnos cuáles serán sus consecuencias sociopolíticas y económicas.

Share this post

PinIt
scroll to top