Salas de cine comienzan a establecer tarifas planas

En momentos de crisis hay que buscar nuevas estrategias para atraer al público, y en lo que al cine se refiere es algo necesario si se desea combatir la pérdida de asistentes en las salas.

Una de las opciones es la propuesta por los Cinemes Girona de Barcelona, donde del 10 al 14 de julio se pone a la venta un abono de 30 euros, a través de Atrápalo y Letbonus, y de 50 euros a través de las taquillas del cine, con el que se podrá disfrutar de un año de cine. La oferta no incluye los filmes de los festivales que tengan lugar en los Cinemes Girorna ni las proyecciones en directo de ópera.

Los responsables de esta propuesta pretenden invertir el dinero recaudado en la digitalización de una de las tres salas y poder continuar siendo un cine independiente, sin que una empresa privada condicione su programación.

Paga menos

Otra de las iniciativas que aplican el concepto de tarifa plana es la presentada por Pere Sallent, propietario de los multicines El Punt de Cerdanyola del Vallès, en Barcelona.

Su idea, que ya funciona en otros países europeos como Alemania e Inglaterra, consiste en ofrecer a los espectadores la oportunidad de ver todas las películas que quieran por un precio único que, en este caso, es de 22,50 euros al mes.

Con esta propuesta, Sallent pretende combatir el descenso de público, mantener el rendimiento de los cines y a sus empleados y ampliar las multisalas de Cornellà de Llobregat.

Share this post

PinIt
scroll to top