Las becas de excelencia, a niveles de hace 15 años

El gobierno ha equiparado el presupuesto de las becas de excelencia con las cifras de 1998, al bajar de 8,9 millones a 4,7.

Los alumnos universitarios que perciban estas ayudas mientras trabajan en un departamento y finalizan sus estudios cobrarán 2.000 euros, 700 euros menos que el curso anterior y  103 euros menos de lo que se percibía en 1993, hace 20 años. Por otro lado, también menguará el número de beneficiarios que pasará de 3.304 a 2.356. Se prevé que con estos recortes el Estado ahorre 4,2 millones.

En relación a los requisitos académicos para acceder a una beca de colaboración, se ha incrementado la nota mínima. Sólo podrán optar los alumnos de último curso de grado, segundo ciclo o de másteres oficiales con una nota media de un siete en ingenierías, un ocho en Ciencias Sociales y de la Salud y un 8,5 en Ciencias Jurídicas y Humanidades, un punto más que el exigido hasta ahora.

Ante estos cambios, desde algunas universidades temen que alumnos válidos para dedicarse a la investigación se queden por el camino y no puedan acceder a una beca que les permita trabajar en un laboratorio y decidir si desean dedicarse a la formación o a la investigación.

Los recortes

A principios de 2013, el ministro de Educación, José Ignacio Wert, ya anunció que en el próximo curso desaparecerían algunas becas como las Séneca, de movilidad de los alumnos entre los campus españoles. Las Erasmus, también basadas en el rendimiento académico y no en la renta, se han recortado un 75% respecto a 2011, hasta los 15,2 millones.

Share this post

PinIt
scroll to top