Con tres años ya vende sus obras por miles de euros

Iris Halmshaw es una niña autista de tres años a la que le gusta pintar. Por ello, dedica cinco horas al día a esa actividad, concentrada, sin despistarse y experimentando nuevas técnicas.

Parte de su trabajo, que podría calificarse de abstracto e impresionista, ha sido adquirido por un coleccionista privado. Éste ha pagado 1.800 euros por cada una de las pinturas de la pequeña, cuando éstas solían venderse por menos de 400 euros.

Actualmente, tras la venta de sus cuadros, se está preparando una exhibición en Londres para dar a conocer la obra de la pequeña Iris.

Iris Halmshaw creando una nueva obra

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons