Los alumnos catalanes con peores notas estarán separados

A partir del próximo curso, los alumnos catalanes de primero de ESO con dificultades en matemáticas y/o lenguas estudiarán en grupos separados al resto de sus compañeros.

El Programa Intensivo de Mejora (PIM) al que podrán adherirse los centros públicos y concertados que lo deseen ha sido pensado para alumnos que arrastran dificultades desde la Educación Primaria. La intención del programa es que puedan reforzarse en el primer curso de la Secundaria las materias básicas en las que los alumnos tienen dificultades con el objetivo de solventarlas antes de que finalice la ESO.

La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, ha defendido el programa en la Comisión de Educación del Parlamento catalán:

Se trata de reforzar las materias básicas para que todos tengan la misma posibilidad de titulación al final de la secundaria.

La Generalita espera que esta iniciativa ayude a incrementar el número de graduados en Secundaria y disminuir la tasa de abandono prematuro tanto en Bachillerato como en FP.

La consejería ha cifrado entre un 10% y un 15% los estudiantes que podrían añadirse al programa de refuerzo, que será obligatorio para los alumnos. Los responsables de estudiar cada caso y decidir qué alumnos deben estar separados del grupo serán los propios centros educativos.

Por otro lado, también ha anunciado que la implantación de este sistema no irá acompañada de una dotación de profesores adicionales para atender a los grupos de refuerzo.

Sobre Ramon

Presidente de la Asociación de Prensa Juvenil, entrenador de baloncesto y escritor en mis ratos libres.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons