Investigadores de la Universidad de Stanford estudian el amor a primera vista

Investigadores de la prestigiosa Universidad de Stanford en Estados Unidos llevaron a cabo un estudio en el que la sociología y las herramientas de la lingüística computacional dieran respuesta a la existencia real del amor a primera vista y proporcionaran los aspectos que influyen al fijarnos en alguien, más allá de la atracción física.

El estudio se realizó mediante el sistema del “speed dating”, donde apenas en unos minutos se tiene la oportunidad de conocer a una persona y comprobar si hay “feeling”. Con ello, se pretendía analizar si realmente existe la posibilidad de caer enamorados en cuatro minutos y las pautas que intervienen en la conexión entre dos personas.

El equipo liderado por Dan McFarland y Dan Jurafsky analizó más de 1.000 citas rápidas. Los participantes fueron estudiantes y graduados heterosexuales de la propia Universidad de Stanford. Las conversaciones que mantenían eran grabadas y, al finalizar la prueba, los participantes rellenaban una encuesta sobre quién les había atraído más o con quién les apetecería tener una segunda cita.

Todos los datos, así como las conversaciones, fueron incorporados y analizados en un software específico para comprobar si existía algún patrón que indicara las claves del amor a primera vista o del posible “feeling” inicial.

En el análisis se tuvieron en cuenta variables diversas, aunque, sobre todo, el estudio se centró en la comunicación interpersonal como clave en el amor a primera vista o al menos en los primeros cuatro minutos, ya que por la forma en la que hablamos (el tono o la velocidad) y por los gestos que hacemos se pueden transmitir sensaciones diferentes.

Entre los resultados, la mayoría de las parejas sintieron algo cuando la conversación giraba en torno a la vida de la mujer, ya que ellas se mostraban más abiertas y apreciaban que se les escuchara. En ambos sexos, existía una conexión evidente cuando el lenguaje era más fluido y se utilizaba un tono comprensivo.

Otra conclusión obtenida es la de que las parejas que compartían anécdotas o historias similares tenían mayor probabilidad de atraerse mutuamente. En estos casos se producía un cierto entusiasmo y la conversación era mucho más fluida.

¿Qué pensáis vosotros sobre el amor a primera vista? ¿Existe o es un mito?

Share this post

PinIt
scroll to top