Encierro de 80 estudiantes para evitar la expulsión de 2.000 alumnos

Alrededor de ochenta estudiantes de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) se han encerrado en el rectorado, situado en la Ciudad Universitaria, para entregar a su dirigente, José Carrillo, cerca de mil firmas que han recogido para exigir que se prorrogue hasta septiembre el abono de las matrículas que no reciban beca.

Según un estudiante participante en el encierro, éste se está llevando de manera pacífica y sin presencia policial. La iniciativa ha sido promovida por la Asamblea de Somosaguas, en cuyo campus se encuentra la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, donde se denegarán 573 becas.

Al parecer, la Comunidad de Madrid estableció el 15 de febrero como fecha tope para pagar las matrículas, pero la UCM prorrogó este plazo hasta el 19 de mayo. Sin embargo, si no se vuelve a alargar este tiempo, “dos mil personas tendrán que dejar de estudiar”.

Los estudiantes piden al rectorado que espere a que el Ministerio de Educación ofrezca a los alumnos los resultados de las alegaciones que han presentado contra la denegación de sus becas. Por su parte, el equipo del rectorado ha dicho que se reunirán y próximamente informarán de su decisión, pero que estudiar medidas que “eviten por todos los medios que los alumnos tengan que cortar de forma radical sus estudios”.

El rectorado de la UCM después de la llegada de los estudiantes / SAMUEL SÁNCHEZ

Share this post

PinIt
scroll to top