Aumenta el número de universitarios morosos

3.000 estudiantes deben dinero a las universidades públicas catalanas, lo que representa un 1,5% del total de los cerca de 200.000 universitarios.

La crisis y el ahogo de muchas familias, sumado a la fuerte subida de las matrículas universitarias y al endurecimiento de los requisitos para acceder a las becas, ha provocado que muchos jóvenes no puedan hacer frente a los costes de sus estudios.

Ante la deuda, algunos solicitan un aplazamiento de los pagos o ayudas a los fondos sociales de las universidades. Otros, en cambio, optan por abandonar su carrera y no regresar a la facultad.

Alertadas ante las cifras de morosidad estudiantil, que se traducía en unos tres millones de euros a finales de febrero, algunas universidades como la Universidad de Barcelona, la Autónoma y, en breve, la Rovira i Virgili en Tarragona, han activado unos fondos sociales para rescatar alumnos.

Diferencias entre universidades

La UB es la universidad que mayor morosidad soporta, mientras que la Politécnica es la universidad más asfixiada con 111 millones de déficit acumulado, aunque ésta es el centro que presenta una de las morosidades estudiantiles más bajas.

Xavier Colom, vicerrector de docencia y estudiantes de la UPC, cree que esto se debe a que un 53% de los estudiantes provienen de escuelas concertadas y privadas, por lo que “si tienen recursos para pagarse una escuela privada, también pueden pagarse la universidad.”

Además, se añade la dificultad que encierran sus estudios, a los que se acceden sólo a partir de altas notas y cuya criba se hace en la fase inicial de las carreras:

Si no superan el primer curso en dos años se les expulsa. Así que se reduce la bolsa de repetidores, que son el perfil en el que se puede producir más morosidad.

La morosidad en los campus medianos es más discreta. En la Pompeu Fabra, 184 alumnos deben 185.000 euros. En Lleida hay un centenar de alumnos morosos y en Girona el fenómeno es casi inapreciable, unos 20 alumnos y 20.000 euros. En Tarragona, la Rovira i Virgili ha anunciado que este curso ya se han registrado más de 250 anulaciones de matrícula.

Avatar de Israel

Sobre Israel

Soy antropólogo social y cultural, experto en edición de imagen y vídeo y apasionado de las TIC en general.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons