A por el doctorado en física cuántica con 14 años

Hay personas que desde que nacen demuestran tener una extraordinaria capacidad mental.

El estadounidense Jacob Barnett fue diagnosticado como autista a los dos años, cuando dejó de comunicarse. Los médicos temieron que el pequeño nunca fuera capaz de leer, por ejemplo, sin embargo, a los cuatro años Jacob volvió a hablar y lo hizo en cuatro idiomas.

Su elevado coeficiente intelectual le ha permitido entrar a los 11 en la universidad y, a los 12, desarrollar una original teoría astrofísica que ha maravillado a varios expertos. Actualmente, a los 14 años, Jacob se está doctorando en física cuántica.

Su madre, Kristine Barnett, ha escrito un libro en el que narra el difícil proceso que supuso educar a su hijo y cómo la mejor manera de ayudarlo fue aceptándolo tal y como era.

Avatar de Israel

Sobre Israel

Soy antropólogo social y cultural, experto en edición de imagen y vídeo y apasionado de las TIC en general.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons