Graduados en Derecho demandan a universidades por crear falsas expectativas laborales

Cuando alguien dedica muchas horas de su tiempo en formarse y acabar una carrera universitaria, espera poder encontrar un trabajo relacionado con sus estudios. Por ello, estudiantes de más de veinte universidades de Estados Unidos han emprendido una acción judicial contra sus facultades.

Durante años, además de tiempo, los jóvenes han invertido mucho dinero que han pedido prestado a los bancos para poder licenciarse en Derecho en facultades de gran prestigio que atraen a sus clientes barajando datos muy atractivos de empleabilidad. Sin embargo, cuando los jóvenes se gradúan se encuentran con un mercado saturado de abogados y, ante la dificultad de ejercer su profesión y la necesidad de devolver los préstamos solicitados para estudiar en universidades donde un año puede costar de media 40.000 dólares, acaban trabajando por menos de 10 dólares la hora como dependientes, camareros, etc.

Ahora, el equipo de abogados Strauss y Anziska que lleva el caso de los universitarios explica que entienden que:

Las escuelas han violado las leyes de protección del consumidor de los estados en los que operan, ofreciendo datos engañosos sobre los porcentajes de estudiantes que encontraron trabajo tras graduarse. Los demandantes alegan que sus centros conocían que esas cifras no eran reales, pero las mantuvieron para atraer a más estudiantes. De haber conocido la realidad, muchos aspirantes no se habrían matriculado.

En California, se han admitido las demandas presentadas contra las universidades de San Francisco’s Golden Gate University, Southwestern, San Diego’s Thomas Jefferson, University of San Francisco y California Western School of Low. Michael C. Sullivan, un abogado que representa a las facultades, ha comentado que las estadísticas de empleabilidad que manejan las universidades están basadas en los criterios de la American Bar Association (ABA), la asociación americana de abogados. Dichos criterios se han modificado recientemente.

Las universidades publican los mismos datos que son requeridos por la ABA, aunque debido a que las pautas de actuación han cambiado, ahora los centros deben desglosar el número de licenciados que han conseguido trabajo en su campo de especialización.

Share this post

PinIt
scroll to top