El Gobierno prepara una nueva ley para prevenir el consumo de alcohol de los menores

La última encuesta estatal pone de manifiesto que la edad media de inicio en el consumo de alcohol está en los 13,7 años, mientras que a los 16 años 8 de cada 10 estudiantes ya han consumido alcohol.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha anunciado que está trabajando en un proyecto de ley para prevenir el consumo de alcohol en menores que, entre otros aspectos, suprimirá la publicidad de bebidas alcohólicas que vaya dirigida “de forma directa o indirecta, y también la que se realice en soportes a los que puedan acceder sin comprobación de su edad” a este colectivo.

Mato ha anunciado, asimismo, que la futura ley para la Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas en Menores de Edad y sus Efectos, que espera tener lista antes del verano, aumentará los controles y sanciones sobre los locales y comercios que vendan alcohol a menores para evitar que quienes tengan menos de 18 años accedan a ellas.

Somos conscientes de la importancia de legislar para prevenir el consumo de bebidas alcohólicas en los menores y queremos hacerlo en una triple dirección; para elevar la edad de inicio del consumo, dificultar el acceso de los menores al alcohol y armonizar la legislación existente con el resto de países de nuestro entorno.

Ha señalado que en este proyecto de ley el Ministerio abordará nuevas estrategias de comunicación, además de acciones en el ámbito educativo y en el medio familiar incorporando medidas de ocio saludable.

En un asunto tan sensible e importante como éste, la moderación, la prudencia y la responsabilidad son los valores fundamentales que debemos transmitir a los más jóvenes.

Mato ha lamentado que no exista una regulación estatal sobre el alcohol en menores (en Asturias, por ejemplo, se puede comenzar a beber a partir de los 16 años) y ha señalado que va a buscar “el máximo consenso” con las distintas administraciones, familias, productores y distribuidores y todas las fuerzas políticas.

Mato ha alertado, además, de una “grave falta de percepción del riesgo” por parte de los estudiantes, ya que más de la mitad cree que tomar cinco o seis copas durante el fin de semana no tiene consecuencias.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons