La impresión 3D permite a una niña mover sus brazos

En cuanto Megan Lavelle vio el dispositivo supo que éste cambiaría la vida de su hija Emma, quien nació con Artrogriposis Múltiple Congénita (AMC), una enfermedad no progresiva que causa rigidez en las articulaciones y músculos muy subdesarrollados.

Emma nació con las piernas dobladas hasta las orejas y los hombros torcidos. Por ello, los médicos tuvieron que actuar de inmediato para realizarle una cirugía con la cual recolocarle las piernas a la pequeña. Megan Lavelle explica:

Sólo podía mover el pulgar.

Los médicos advirtieron a los padres que la AMC impediría a Emma llevar una vida con normalidad. La pequeña se desarrolló más lentamente que el promedio y pasó gran parte de sus primeros dos años sometiéndose a cirugías. Emma no podía jugar ni interactuar con su entorno, y Lavelle se preguntaba si la capacidad cognitiva de su hija también se vería obstaculizada.

A medida que crecía Emma progresaba lenta y establemente, además su capacidad de moverse mejoraba gracias a la ayuda de un andador. Era evidente que su mente era aguda y que tenía una gran determinación. Aunque a los dos años seguía sin poder levantar los brazos y la pequeña quería más.

Ella realmente se sentía frustrada cuando no podía jugar con cosas como bloques.

En una conferencia en Filadelfia sobre las familias AMC, Lavelle descubrió el Exoesqueleto Robótico Wilmington (WREX), un dispositivo de ayuda hecho de barras de metal con bisagras y bandas de resistencia, que permite a los niños con brazos subdesarrollados poder jugar, alimentarse y abrazar.

Cuando Megan Lavelle vio la demostración del dispositivo WREX en la que presentaban cómo un paciente de ocho años que padecía AMC podía levantar los brazos y moverlos en todas las direcciones, Lavelle se reunió con sus responsables: Tariq Rahman, director de ingeniería e investigación pediátrica, y Whitney Sample, diseñador de investigación. Rahman y Sample habían trabajado durante años para hacer un dispositivo cada vez más pequeño que pudiera servir a los pacientes más jóvenes, así que lo probaron con Emma.

Rahman y Sample fabricaron un dispositivo WREX a escala de tamaño y peso de Emma. Lo hicieron utilizando una impresora Stratasys 3D, que puede construir objetos complejos de forma automática a partir de un diseño por ordenador en tres dimensiones. Lavelle comenta:

Ella les llama brazos de magia.

El WREX 3D-Impreso resultó ser lo suficientemente resistente para el uso diario. Emma lo lleva en casa, en preescolar y durante la terapia. Actualmente, quince niños utilizan el WREX 3D- Impreso.

Share this post

PinIt
scroll to top