Dormir poco duplica el riesgo de ser un adulto obeso

Los niños españoles duermen diariamente menos de ocho horas, algo insuficiente y que podría repercutir de manera negativa en su peso corporal.

Según el director del Instituto de Obesidad, Adelardo Caballero, dormir cinco o menos horas duplica el riesgo de ser un adulto obeso. Por ello, recuerda que los niños menores de 10 años deben dormir unas 10 horas al día y que desde el principio se debe inculcar a los pequeños un estila de vida en el que se conjugue una correcta alimentación con actividad física y el justo descanso.

Actualmente los menores tienen un estilo de vida cada vez más sedentario, con una menor actividad física y una peor ingesta de alimentos.

En este sentido, ha señalado que los controles habituales deben servir para observar la evolución de peso y talla de los niños y valorar si son adecuados para su edad. Respecto a la actividad física recomienda un mínimo de 60 minutos diarios cuya intensidad debe ir en función de la fase de desarrollo del menor.

También explica que los niños pueden participar en talleres o actividades relacionadas con el sobrepeso infantil en los que se les explique y se les conciencie de lo perjudicial que resulta abusar de los alimentos ricos en grasas saturadas.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons