30.000 euros por haber sufrido acoso escolar

Desde los once, un alumno de trece años del colegio concertado Ramar de Sabadell sufría escupitajos, patadas, pellizcos, insultos… por parte de cuatro estudiantes que lo convirtieron en el blanco de su violencia.

Sus padres se dieron cuenta de que algo no iba bien cuando el niño empezó a decir que quería repetir curso y su rendimiento escolar comenzó a bajar, además de ver cómo dejaba de comer, sufría pesadillas y tenía un comportamiento asustadizo. Entonces decidieron hablar con la dirección del colegio y la tutora de su hijo, pero según explican no obtuvieron demasiado apoyo por lo que quisieron denunciar el caso de acoso escolar que dos psicólogos peritaron.

Ahora, los propietarios de Ramar han alcanzado un acuerdo con los padres y han conciliado por 30.000 euros la demanda de acoso escolar interpuesta. Pedro Manuel González, el abogado de la familia, asegura que:

Un acuerdo por esta cantidad jamás se había alcanzado en nuestro país y si el colegio concilia es por algo. Es una forma de admitirlo.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons