Estudia gratis en Harvard

La enseñanza puede darse de muchas maneras y una de ellas es online y gratuita. Así son los cursos que están arrasando en Internet y que cuentan con el respaldo de algunas de las universidades más prestigiosas del mundo.

Entre estos cursos online masivos y abiertos, conocido en inglés como Coma o Mooc, podemos encontrar uno de Emprendedores en Stanford, de Historia Mundial en Princeton o de Psicología en la Universidad de Londres. Aunque la idea lleva un tiempo en marcha, ha ido ganando popularidad en los últimos meses gracias a plataformas como Coursera, que ofrece más de 200 clases de 33 universidades. Otros proyectos, como edX, creado por el MIT y Harvard, VentureLab y Udacity, siguen los mismos pasos. En España, la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) acaba de de presentar UNED Abierta, su propia oferta de cursos gratuitos por Internet.

Si estos cursos online y gratuitos continúan proliferando y ganando adeptos es posible que las universidades deban enfrentarse a un nuevo modelo que podría poner fin al tradicional. Según Sebastian Thrun, profesor en Stanford y creador de Udacity, “en 50 años sólo quedarán en el mundo 10 grandes universidades de educación superior”.

Por su parte, Andrew Ng, fundador de Coursera, considera que “El valor ya no está en el contenido, eso está cada vez más disponible en la Red, gratis y de calidad. El valor está en la interacción, sea online o en persona. Las universidades y escuelas de negocio tendrán que seguir aportando valor en lo último”. Para poder acceder a uno de los cursos online y gratuitos sólo hay que registrarse, seleccionar el curso en función del tema, la duración, la universidad y la fecha de inicio. Una vez dentro del curso, “Los profesores cuelgan vídeos explicativos por capítulos para que los alumnos los vean antes como deberes. Así, en lugar de dedicar el aula virtual a aburrirse con el sermón del docente, se destina a interactuar en foros y a resolver ejercicios en grupo”, ha explicado Andrew. La calificación se realiza tanto por autoevaluación, con breves exámenes tipo test, como corrigiendo ejercicios de compañeros, que a su vez corrigen los de uno.

Share this post

PinIt
scroll to top