El efecto Pinocho: si mientes aumenta la temperatura de tu nariz

Cuando mientes no te crece la nariz como al personaje de Carlo Collodi, pero sí aumenta la temperatura de la punta de la nariz. Así lo han constatado científicos de la Universidad de Granada.

Por primera vez se ha aplicado la termografía al ámbito de la psicología en un trabajo de investigación realizado por Emilio Gómez Milán y Elvira Salazar López, científicos de la UGR. En él se corrobora que ante un gran esfuerzo mental (enfrentarse a tareas difíciles, al ser evaluado o al mentir sobre determinados hechos) desciende la temperatura de la nariz y ante un ataque de ansiedad se produce una subida general de la temperatura facial. Por ello, explican que el “efecto Pinocho” se entiende como el aumento de la temperatura de la punta de su nariz que ocurre cuando alguien miente.

Por otro lado, también anuncian que han observado que las asimetrías de temperatura corporal entre ambos lados del cuerpo y de cambios locales de la temperatura (subidas y bajadas en torno a un grado) se relacionan con el estado físico y el estado mental y emocional de la persona.

La investigación de Gómez y Salazar se ha basado en la termografía, una técnica basada en la detección de la temperatura de los cuerpos que se aplica a multitud de áreas como la industria, la construcción o la medicina. Fue en el siglo XX, tras la Segunda Guerra Mundial, cuando la termografía experimentó un gran impulso tras utilizarse en las investigaciones militares para detectar al enemigo (visión nocturna) que realizaba el ejército de Estados Unidos. Desde entonces, se utiliza para medir con exactitud la pérdida de energía de los edificios o para indicar enfermedades respiratorias en animales bovinos o la rabia en mapaches.

Share this post

PinIt
scroll to top