Poco sueño durante la adolescencia, malo para la salud

Según un estudio, la mala calidad del sueño en la adolescencia puede ocasionar problemas cardiacos en la adultez.

Brian McCrindle, autor principal del estudio y cardiólogo en la clínica SickKids en Toronto, Canadá, cree que “cuando las personas piensan en los factores y las conductas que ponen en riesgo la salud cardiovascular, difícilmente piensan en los hábitos del sueño”, sin embargo se ha constatado que existe relación entre los trastornos del sueño en adolescentes y el incremento de la probabilidad de desarrollar niveles altos de colesterol, presión sanguínea alta y sobrepeso u obesidad.

Para elaborar el informe, los investigadores analizaron los datos ofrecidos por más de 4.000 estudiantes sobre la duración y calidad de su sueño, la actividad física desarrollada, tiempo destinado a la televisión o los ordenadores y cuestiones acerca de los hábitos alimenticios. Casi uno de cada cinco de los participantes reconoció que su sueño entre semana era “algo deficiente” o “deficiente”.

El estudio reflejó que quienes padecen problemas de sueño con más frecuencia consumen refrescos, alimentos fritos, dulces y cafeína. También suelen tener menos actividad física y pasar más tiempo frente a un monitor.

Según los expertos, los jóvenes tienen malos hábitos de sueño, por lo que se sienten cansados y somnolientos y tienen poca energía durante el día. Esto les puede repercutir en el aprendizaje y afectar a la memoria. Así, cabría velar por mejorar la higiene del sueño de los jóvenes para que éstos pudieran establecer una rutina para dormir y mejorar el número y la calidad de las horas de sueño.

Sobre Elisabet

Soy pedagoga y miembro de la Asociación de Prensa Juvenil. Me interesan los temas relacionados con las nuevas tecnologías, la educación, la literatura y el cine.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons