La estafa de la Prima de Riesgo y los Mercados

Cada día vemos como la prima de riesgo abre los informativos y aparece en las portadas de los periódicos. Por otra parte, hablan de los llamados “mercados” con expresiones como “los mercados se relajan” o “los mercados no dan tregua” entre otras, pero ¿realmente sabemos qué significan y cómo funcionan ambos conceptos?

Tras documentarme y estudiar más a fondo ambos términos, puedo dar la siguiente explicación sobre ambos conceptos y desarrollar su funcionamiento:

El mercado es donde se encuentran países que necesitan financiación e inversores que están dispuestos a proporcionarla.

Todo parte de que un estado con déficit, que tiene menos ingresos que gastos, tiene que pedir prestado para financiarse y entonces emite bonos de deuda pública. Los inversores dan financiación a los estados a cambio de que ese dinero se le devuelva en un tiempo determinado con una rentabilidad. Los participantes de los mercados son generalmente la banca y los grandes fondos de inversiones. El sistema de venta es la subasta.

Los inversores buscan los títulos con precios más bajos (significa que tienen pocos compradores) ya que dan más rentabilidad. La ecuación es fácil: título barato, poca seguridad en ese país, luego mayor será la rentabilidad de dichos bonos.

Cada país hace su propia subasta y los resultados de esas subastas son diferentes en cada país, es decir, se venden más o menos títulos dependiendo de la situación del país (fiable o no para los inversores a la hora de devolver el dinero con su rentabilidad)

De estas diferencias nace la llamada “PRIMA DE RIESGO”, que cuantifica la diferencia de rentabilidad ofrecida por los países con respecto a Alemania, la economía más solida. Pongamos un ejemplo:

Con un título a 1000€ de España y con una prima de riesgo en nuestro país de 530 puntos básicos significa que pagaremos al inversor una rentabilidad de 530€ más de lo que paga Alemania. Un interés muy alto por la situación de nuestro país.

Pero lo anterior no es una regla de tres exacta, influyen muchas variantes ya que los mercados son poderes económicos que no están totalmente informados de la realidad de un país en un momento determinado y van por “impulsos”. Además tienen estrategias para incrementar sus beneficios: los medios de comunicación, los movimientos que hagan en el mercado otros inversores o cualquier declaración un gobierno cambia de manera radical el comportamiento de los inversores.

EJEMPLO:

Yo compro un paquete de bonos por 980€/bono a una rentabilidad moderada con una prima de riesgo de 150. Más tarde, quiero poner en alerta a los demás inversores y vendo esos bonos en el mercado secundario de deuda a 1000€ y doy imagen de que no me fío del país. A la vez en mis medios de comunicación digo “las cuentas públicas de España son nefastas y no cumplirá el objetivo del déficit”. A renglón seguido, gran cantidad de inversores venden sus títulos por la poca fiabilidad de España y al día siguiente con una prima de riesgo de 500 compro bonos a 200€. Una jugada maestra para incrementar mis beneficios. (Este ejemplo está exagerado para que se pueda entender mejor).

TODO ESTO PASA EN ESPAÑA CADA DÍA.

A partir de todo este enramado de subidas y bajadas, de compras y ventas, llegan los Planes de Ajustes y los recortes para hacer crecer la confianza de los mercados en la economía de los países.

En realidad, como veis, se está haciendo una manipulación de la realidad para que los beneficios de los mercados no tengan techo y se está jugando con las economías de los países y de sus habitantes ya que al final son los pagadores de la deuda con sus aportaciones a la Hacienda Pública. Es una gran estafa.

LOS PLANES DE AJUSTES NO AUMENTAN LAS POSIBILIDADES DE PAGAR.

La estrategia que están llevando a cabo los gobiernos en Europa en estos momentos para “garantizar” el pago de la deuda y para generar confianza es el Plan de Ajuste a la economía.

Un plan de ajuste, como los que se hacen en España, no es más que una reducción drástica en el gasto público, normalmente en sectores equivocados (educación, sanidad y empleo), que además de crear un ahorro mayúsculo, crea una disminución drástica en los ingresos ya que cae el consumo. Si tenemos menos gastos pero aún tenemos menos ingresos el problema es el mismo: falta de liquidez. Con esta conclusión necesitamos volver a ir al mercado por liquidez y lo que hemos hecho es aumentar el problema ya que cada vez necesitaremos más financiación. Todo lo anterior se convierte en un círculo vicioso.

Este tipo de políticas van encaminadas a desmantelar el estado del bienestar privatizando sectores estratégicos a los que las capas populares nunca podremos llegar si esta situación sigue este camino.

¿CÓMO ACABAR CON EL PROBLEMA DE LA DEUDA PÚBLICA EN NUESTRO PAÍS?

Con una Auditoría de la deuda, que le Estado deje sin pagar o page mucho menos por los títulos en propiedad de las entidades que hayan sido responsables de la crisis.

Esta solución sólo valdría para la deuda que tenemos en la actualidad y el problema continuaría, ya que no tendríamos financiación. Se necesitaría un gran cambio de política impositiva en nuestro país, siendo más progresivos y gravando a más a los que más tienen.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons