Nueva York no quiere refrescos de gran tamaño

En su intento por combatir la obesidad que padece la población, Nueva York ha prohibido la venta de refrescos de gran tamaño.

La Junta de Salud de Nueva York ha aprobado la propuesta del alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, de prohibir la comercialización de refrescos y bebidas azucaradas de más de medio litro en restaurantes y cadenas de comida rápida, estadios deportivos, cines, carritos callejeros y otros establecimientos.

El veto a los refrescos de más de 25 calorías entrará en vigor en marzo del año que viene para combatir la obesidad en la Gran Manzana y, según Bloomberg, “va a ayudar a salvar vidas”. El alcalde de Nueva York ha recordado, a través de su cuenta en Twitter, que la obesidad es la segunda principal causa de mortalidad que puede ser prevenida en esta ciudad, después del tabaco, y cada año más de 5.000 neoyorquinos fallecen a causa del sobrepeso y la obesidad.

Sin embargo, la medida no ha sido bien acogida por el 60% de los neoyorquinos, según una encuesta publicada en agosto pasado por el periódico The New York Times, y cuenta con el rechazo de los fabricantes de refrescos en Estados Unidos.

Share this post

PinIt
scroll to top