Los refrescos azucarados fomentan la obesidad

No es la primera vez que se relaciona el consumo de bebidas refrescantes y azucaradas con la obesidad. Estados Unidos ya está intentando poner freno al abuso de este tipo de bebidas y parece que Europa acabará siguiendo sus pasos. Si la tasa de obesidad en Estados Unidos supera el 30% de la población adulta, en Europa se está en torno al 24%.

La revista The New England Journal of Medicine publica tres estudios que resaltan la relación entre los refrescos azucarados y la obesidad. El primero de ellos concluye que estas bebidas son especialmente perjudiciales para las personas genéticamente predispuestas a subir de peso. Los otros dos estudios demostraron que los niños y adolescentes que toman bebidas sin calorías, es decir, que no toman bebidas azucaradas, lograban perder peso.

Por ello, en un editorial conjunto publicado en la revista, la doctora Sonia Caprio, del servicio de pediatría de la Universidad Yale (EE.UU.), asegura que los tres estudios parecen indicar que las calorías provenientes de los refrescos azucarados influyen en el aumento de peso y que, en su opinión, ha llegado el momento de actuar desde las Administraciones.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en todas las regiones del mundo, el número de obesos se dobló entre 1980 y 2008. El dato actual indica que alrededor de 500 millones de personas son obesas, lo que supone el 12% de la población mundial.

Share this post

PinIt
scroll to top