La bombilla incandescente deja de fabricarse

La bombilla incandescente lleva 132 años iluminando millones de hogares en todo el mundo. Sin embargo, a partir de este mes de septiembre, dejará de fabricarse en la Unión Europea, aunque seguirá vendiéndose en las tiendas hasta que se acaben los stocks.

En 2009, la UE decidió poner en marcha un plan gradual de retirada de lámparas incandescentes tradicionales. Éstas deberían sustituirse por alternativas más eficientes y sostenibles como, por ejemplo, las fluorescentes compactas y las LED (con diodos emisores de luz).

Según cálculos de la Comisión Europea, con la desaparición de las bombillas de menos de 60 vatios, en 2020 se conseguirá un ahorro de electricidad equivalente al consumo anual de 11 millones de hogares y una reducción media del recibo de la luz de un 15%. Además, los países de la UE reducirán sus emisiones de CO2 a la atmósfera en unos 15 millones de toneladas al año.

Para facilitar toda la información relacionada con la desaparición de la bombilla incandescente, considerada por la revista Life como el segundo invento más útil del siglo XIX, y las lámparas disponibles para reemplazarlas, se ha creado la web Bombillas de bajo consumo.

Por último, cabe recordar a los consumidores que todas las bombillas deben reciclarse de manera adecuada, no pudiéndose tirar a la basura normal. En algunas tiendas y grandes superficies existen puntos de recogida, sino se pueden depositar en los puntos limpios.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons